Coberturas

FIDELIDAD Y ÉPICA PARA NO TE VA GUSTAR

La banda uruguaya tocó ante más de 20 mil personas en Palermo para presentar su nuevo CD y demostró por qué es uno de los grupos más convocantes.

No Te Va Gustar
No Te Va Gustar

No Te Va Gustar reunió en una misma noche la nostalgia de lo viejo con el calor de lo nuevo. La presentación de Suenan Las Alarmas”, su último álbum, en pleno Palermo ratificó la capacidad de convocar grandes masas que posee la banda. El show tuvo, además, como protagonista a una lluvia que pasó de ser un bello decorado a una amenaza de suspensión pero terminó dándole épica a una noche llena de alegría compartida entre banda y público.

El recital estaba anunciado para las 20 horas por la amenaza de tormentas fuertes para toda la Capital Federal, lo que aceleró el ingreso de los espectadores. Desde poco más de las 18 hs, el escenario ya había vibrado con una contundente presentación de Los Pérez García durante 40 minutos, con gran acompañamiento de los presentes a sus canciones, y luego con el grupo uruguayo Los Prolijos que también tuvo buen tiempo para mostrar su música.

Denis Ramos en acción (Cinthia Anabella)
Denis Ramos en acción (Cinthia Anabella)

A las 20.30 hs y con el inicio de una garúa que dejaba a todos expectantes, las luces se apagaron en todo el predio y comenzaron a sonar varias alarmas colocadas en la parte delantera del escenario. La escenografía empezó a iluminarse y el fervor del público fue en aumento a medida que los músicos se iban colocando en posición. Con todo listo y las alarmas en silencio comenzó “Y el mundo me comió a mí”, track que da inicio a la placa que se presentaba.

Sin embargo, tal como anunció Emiliano Brancciari (voz y guitarra), sería un show largo y con temas de todas las épocas, por lo que siguieron los clásicos de discos anteriores “Destierro”, “Al vacío”, “A las nueve” y “Sin pena ni gloria” pasaron casi sin parar hasta el saludo oficial desde el escenario. El cantante fue el encargado de agradecer a todos los presentes su presencia pese a una lluvia que se hacía sentir cada vez con más fuerza, a todos los que viajaron desde distintos rincones del país y, obviamente, desde su República Oriental del Uruguay. Regresaron de inmediato con la fórmula tema nuevo-tema clásico y pasaron “Quería ser como él” y pegado “Verte reír”.

Luego del trajín inicial hubo tiempo para anunciar una nueva fecha en un lugar grande y cercano: 16 de diciembre en el Hipódromo de La Plata, retomando su antigua tradición de cerrar el año en la ciudad de las diagonales.
La lluvia cada vez era mayor pero a nadie parecía importarle, de hecho los juegos de luces que se realizaban desde el escenario generaban una visual artística que calzaba muy bien con la melodía de las canciones que pasaban. Sonaron “Pegame más fuerte”, “El error” y “Para cuando me muera”, seguidilla interrumpida muy brevemente para que Emiliano aclare que el tema que tocarían a continuación sería uno viejo que había ganado una encuesta. Así llegó desde Aunque Cueste Ver El Sol” (2004) “Ya entendí” para hacer vibrar el piso y el barro de Palermo.

“Bueno… y el que perdió también lo vamos a tocar” se oyó la voz proveniente de un escenario a oscuras para que comience “El oficial”, tema dedicado a los jóvenes asesinados en la Masacre de Floresta durante el trágico diciembre argentino de 2001. Mientras el trombonista Denis Ramos rapeaba el final de la canción se proyectó en las pantallas la cara de Santiago Maldonado, el joven desaparecido el 1 de agosto durante un operativo represivo de Gendarmería en Chubut.

Con la lluvia transformada en tormenta, con viento y con rayos que iluminaban el cielo detrás de la puesta en escena comenzó “Los villanos”, “Arde”  y, casualidad o no, le siguió “Tan lejos” con su “adentro llueve y parece que nunca va a parar… y va a parar” para uno de los momentos más emotivos de la noche con la totalidad de los espectadores saltando con los rostros empapados pero notablemente en estado de alegría, esa alegría que a veces sólo puede generar la canción indicada en el momento indicado y que No Te Va Gustar supo captar durante las dos horas y media que duró el show.
Otra de las tradiciones de la banda como es el enganchado “Con el viento”“Fuera de control” parecía anticipar un pronto final pero que nadie quería imaginar y que se disipó entre las sonrisas por ver al pequeño hijo del cantante con guitarra en mano sobre el final del hit de Todo Es Tan Inflamable” (2006). Pasaron “No deja de sonar”, “Memorias del olvido”  y llegó el anuncio tan temido pero esperable por las condiciones.

Brancciari anunció que iban a tener que suspender el show por las complicaciones que ocasionó la lluvia y sonó una seguidilla con fuerte aroma a despedida: “Cero a la izquierda”, “No hay dolor”, “Nada para ver” y “Te voy a llevar” con su final ricotero al ritmo de “Todo un palo”. Sin dudas la tormenta había sido uno de los ejes de la noche, pero sirvió para fomentar la algarabía de muchos fanáticos y demostrar su fidelidad a una de las bandas que más público logra convocar en la República Argentina. Durante este tramo que parecía de cierre la lluvia se detuvo. Noche guionada para quedar en la historia, para crearle una mística especial a la fecha y para reconfortar los corazones de los presentes. Al ver que ya no caían gotas el público comenzó a entonar el clásico “no nos vamos nada…” y la respuesta de la banda no tardó en llegar: “No, qué nos vamos a ir. No nos va a correr esta lluvia, vamos a seguir tocando un ratito más”.

Así fue como una lista recortada para finalizar un show por inclemencias climáticas tuvo la chance de reacomodarse, justo a tiempo y con el último suspiro para dar una hora más de música. “Clara” para la emoción de buena parte del público con un final especial a pura batería y percusión que sirvió para lucir a Diego Bartaburu (batería) y Gonzalo Castex (percusión), y de yapa para secar el escenario y reacomodar lo que la lluvia se quiso llevar. Otro tema de Suenan las alarmas tuvo la chance de lucirse: “Desde que era un pibe”. Tras las idas y vueltas que se sufrieron se anunció una seguidilla de temas que hace mucho no se tocaban, para darle un mimo a ese público que aguantó estoico la tormenta y que ahora empezaba a disfrutar las primeras canciones sin agua en la cara. Pasó un popurrí de canciones calzadas a la perfección, donde se sucedieron “Nada fue en vano”, “Los indiferentes”, “Religión pagana”, “La soledad” y “El hijo de las armas”.
Con dos horas ya cumplidas y la tranquilidad de poderse haber extendido un poco más comenzó la última parte del recital, ahora sí, con temas que quedaron al final por las circunstancias que así los acomodaron. “El camino”, “Paranoia” y “Chau” para conjugar los momentos de baile, salto, canto y sentimiento. Un buen resumen de lo que fue la noche, para abrirle paso a uno de los temas más poderosos de la banda y terminar bien arriba: “Mas mejor”. Ya no quedaba más tiempo, nuevamente había comenzado a lloviznar pero ahora ya no había preocupación o nerviosismo sino algarabía, festejos y aplausos. El recordatorio de la fecha en La Plata y las palabras de aliento y agradecimiento desde el escenario antecedieron al último tema, el cierre ideal para una noche de amistad, devoción y respeto con “No era cierto”.

Así pasó No Te Va Gustar por el Hipódromo de Palermo y así transcurrió la noche. La banda uruguaya hace casi una década convoca multitudes en suelo argentino, con más de 20 años de trayectoria en el lomo que los respaldan. El público agradeció y disfrutó, pero sobre todas las cosas también se consagró. Se recibió en el amor incondicional a la banda que eligió y que elige, y que el paso del tiempo no limó. NTVG reunió en su presentación a los enamorados del pasado y los seguidores nuevos que se emocionan con oírlos en todos lados. En Palermo se reunieron varias generaciones, con niños cantando a los gritos, con adolescentes dando sus primeros pasos en el rock, con jóvenes y adultos disfrutando el momento y con mayores que aún encuentran en la música en vivo una forma de liberar tensiones y llevar al máximo las pasiones. El grupo logró todo eso con su trabajo y promete seguir haciéndolo, por lo pronto, el próximo 16 de diciembre.

Fotos por Cinthia Anabella Fotografía

[su_custom_gallery source=”media: 145632,145633,145634,145635,145636,145637,145638,145639,145640,145641,145642,145643,145644,145645,145646,145647,145648,145649,145650,145651″ limit=”75″ link=”lightbox” width=”180″ height=”150″ title=”never”]Fotos[/su_custom_gallery]