Ball

AC Milan: el desafío de volver a ser

El Milan de Montella renovó su plantel, a partir de los millones de su nuevo dueño chino, y apunta a terminar la sequía de títulos importantes. Con figuras italianas e internacionales, y la infaltable presencia argentina, el rossonero sueña con recuperar el éxito que lo caracteriza.

Diez años sin ganar la Champions, y siete sin un Scudetto, resulta una eternidad para un club de la trascendencia del AC Milan, el segundo más ganador de Italia, Europa y el tercero del mundo. La último liga ganada (2010/11), con viejas glorias como Gattuso, Seedorf y estrellas del momento como Ibrahimovic, Alexandre Pato y Robinho, quedó muy atrás en el tiempo. En la pasada temporada del Calcio, el rossonero finalizó sexto, y por eso hoy juega las rondas clasificatorias de Europa League. Primero, eliminó (3-0 global) al humilde Universidad Craiova de Rumania y, ahora, se mide ante el Shkendija de Macedonia. Anillos caídos y vestiduras rasgadas para el siete veces campeón del torneo europeo más prestigioso, consagrado por última vez en 2007, con cracks de la talla de Paolo Maldini, Andrea Pirlo, Kaká y Filippo Inzaghi.

El desembarco del poderío económico chino también impactó en Milán. El Inter fue adquirido por capitales asiáticos, al igual que el club rossoneri. Luego de 31 años y 29 años, el magnate y ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi vendió el club en 740 millones de euros a Li Yonghong, empresario chino relacionado con bancos y bolsas de comercio, quien invirtió de sobremanera en un nuevo equipo, con nombres locales destacados y apuestas de diversas ligas.

Rompió el chanchito

Si no fuese por la millonaria ida de Neymar al PSG, decir que Milan sacudió el mercado de pases no sería descabellado. Realizó un total de 13 contrataciones, la mayoría de ellas más que prometedoras. A horas de cerrarse el mercado de pases, todavía corren rumores de algún refuerzo más. Así se dio la llegada del atacante Kalinic, ex Fiorentina.

[su_service title=”Fichajes del Milan” icon=”icon: euro” size=”30″]-Leonardo Bonucci (Juventus, 42M). Sólido defensor, de 30 años // André Silva (Porto, 38M). Centrodelantero portugués goleador, de apenas 21 // Andrea Conti (Atalanta, 24M). Prometedor defensor polivalente, de 23 // Hakan Calhanoglu (Bayer Leverkusen, 22M). Técnico mediapunta turco, de 23 // Ricardo Rodríguez (Wolfsburgo, 18M). Chispeante lateral suizo, de 24 // Mateo Musacchio (Villarreal, 18M). Zaguero argentino, de 26, con casi 10 años en Europa// Lucas Biglia (Lazio, 17M). Fino mediocampista, de 31, que brilló en Lazio. [/su_service]

Además, concretó los préstamos del nueve italiano Fabio Borini, procedente del Sunderland inglés, y el veinteañero cinco marfileño Franck Kessié, desde Atalanta, con opción de compra obligatoria de 30 palos. La intrincada renovación del arquero, de 18 años, Gianluigi Donnarumma, puede contarse como un refuerzo más. El futuro #1 de la Azzurra amagó con irse, pero extendió su vínculo hasta 2021, con una cláusula de salida de 75 millones de euros y modificó sustancialmente su salario: de 150 mil euros anuales a seis palos, según AS. Además, solicitó la llegada de su hermano Antonio, también portero, con discreta carrera entre la Serie A y B, de reciente paso por Asteras Trípolis de Grecia.

También hubo bajas, producto de la renovación: Mattia Di Sciglio partió a Juventus por 12 millones, Carlos Bacca regresa al fútbol español (Villarreal), el japonés Honda se fue al Pachuca mexicano, el ex River Lucas Ocampos retornó a Marsella y Deulofeu a Barcelona. En total, se marcharon 11 futbolistas con rodaje en la pasada temporada. Aún así, mantuvo a referentes como Ignazio Abate, Ricardo Montolivo y Giacomo Bonaventura.

Una posible alineación titular sería: Donnarumma; Abate/Conti, Musacchio/Zapata, Bonucci, Rodríguez; Bonaventura/Canhanoglu, Biglia/Kessié, Montolivo; Suso, André Silva y Borini.

El entrenador

La sequía de títulos importantes encontró un pequeño oasis en diciembre de 2016, con la obtención de la Supercopa de Italia vs Juventus. Fue una final disputada en Catar, que salió 1-1, y terminó en victoria milanista por penales. Significó el primer título de Vincenzo Montella en su carrera como DT, a seis meses de haber asumido en Milan.

El ex delantero, campeón de liga a principio de este siglo con Gabriel Batistuta en Roma, arrancó su etapa de entrenador en 2011 con un interinato, precisamente en el equipo de la capital. Luego, pasó por Catania, Fiorentinadonde estuvo tres años– y Sampdoria. Asumió en junio del año pasado, fue campeón en diciembre y renovó hace poco hasta 2019. Tendrá esta temporada y una más para forjar este flamante y reforzado Milan, que tiene nuevamente el desafío de volver a ser. Meta que entrenadores como Allegri, Mihajlovic y glorias del club como Leonardo, Seedorf e Inzaghi no pudieron alcanzar.

Por Alejandro Giordano (@AleGiordano11)