Coberturas

AIRBAG Y SU GRAN ENCUENTRO EN EL ÚLTIMO TEATRO VORTERIX

La banda de los hermanos Sardelli realizó la función final de un ciclo de cinco fechas en el teatro con una lista cargada de éxitos y temas de "Mentira La Verdad".

Airbag
Airbag

Cada vez que Airbag toma el Teatro Vorterix se ven cosas particulares que rompen los esquemas de la mayoría de espectáculos que pasan por el recinto de Álvarez Thomas y Federico Lacroze. El merchandising que se vendía en la puerta era más cercano al de una banda pop y la vigilia con carpas en la puerta del lugar le daba un toque épico a las funciones. Los cinco viernes de junio fueron la excusa de reventar un teatro para los hermanos Sardelli. El último, con entradas agotadas, tenía esos condimentos con el agregado del glamour que le daba la transmisión en vivo del sitio web de Vorterix.

La efervescencia del público de Airbag, con un rango etareo de 15 a 20 años en su mayoría, conseguía el mismo nivel que alaridos cuando las pantallas del teatro mostraban a los integrantes dando notas que cuando pisaron el escenario. Una intensidad que se transformó en una constante del show, desde la aparición con “Revolución”. La guitarra de Patricio Sardelli, de gorra con sus iniciales PMS, comenzó con el rock desafiante de “Fugitivo”. Con la llegada de “Vivamos el momento” se logró ver una síntesis del vivo de la banda en la actualidad: Guido Sardelli poniendo la garganta pero Patricio con el traje de Guitar Hero y su viola recorriendo el escenario y Gastón Sardelli brindando el corazón del grupo con su bajo en la figura más tímida de los hermanos.

Durante los primeros temas del set, el pasillo entre el escenario y la valla de contención se volvió una pasarela de seguidores que eran sacados por el personal de seguridad. La intensidad y emoción les pasaron esa factura a los fanáticos que estaban en las primeras filas. Cuesta no compararlos visualmente con shows internacionales con la puesta de escena que hubo. Ocho amplificadores distribuidos en cuatro columnas se ubicaron en ambos costados de la batería de Sebastián Roascio Goldar. Cada uno de ellos con la letra A y tipografía del grupo puestas en el frente. Las luces coparon el lugar y hasta usaron el balcón que hace de platea para instalar dos reflectores que seguían a los músicos. Hasta utilizaron un wong, cada vez más frecuente en sus presentaciones, que estuvo a cargo de Guido y fue utilizado en “Libertad”.

La lista de canciones fue dominada por Mentira La Verdad, el último álbum lanzado. Desde la sensual “Colombiana”, con muchas chicas subidas a los hombros de otros, pasó unos minutos antes de “Primavera del 2001” y “Huracán”, que tuvo a Gastón como protagonista, muy celebradas por el público. Uno de los momentos más íntimos del show se encontró gracias a la aparición de “Cicatrices”, también del disco publicado en 2017. Patricio tomó su guitarra y las luces se posaron sobre él que quedó como actor principal. En ese formato, hizo la canción que fue muy coreada y aprovechó la situación para ensamblarla con “Otoño del 82” en el mismo ambiente de calma.

Los Sardelli, ya clásico en ellos, interpretaron instrumentalmente “Sultans of Swing” de Dire Straits que aprovecharon para enganchar con “Cae el sol”, que se subió al podio de lo más cantando de última noche de Airbag en el Vorterix. Los seguidores segundean cada acción de los músicos y hasta agrandan cada tema para darle aún más valor. Ya sea en un extenso solo o en una interpretación finísima y rockera del himno argentino que llegó a rozar lo emocionante. El único invitado fue Tery Langer, guitarrista de Carajo, para realizar una versión de “Me gusta ese tajo” de Pescado Rabioso.

La histórica “Solo aquí” no podía faltar y era un indicador que quedaba poco tiempo de show. “Relámpagos” y “Tu banda” fueron las últimas de Mentira La Verdad que sonaron y dejaron el lugar al último par que bajó la persiana. Desde Libertad, pasó “La moda del montón” donde ya las versiones duraban largos minutos y a los fanáticos les importaba muy poco por la calidad de la presentación. La despedida fue con el clásico “Mi sensación” que tuvo el lanzamiento de papeles desde el escenario por dos pequeños cañoñes en los bordes. Una noche armada a base de éxitos y nuevas canciones que buscan meterse en ese lugar privilegiado que tienen muchas de los temas que crearon en los 14 años de historia.

Foto de Julieta Marylin Fernández.

[su_custom_gallery source=”media: 143632,143633,143634,143635,143636,143637,143638,143639,143640,143641,143642,143643,143644,143645,143646,143647,143648,143649″ limit=”75″ link=”lightbox” width=”180″ height=”150″ title=”never”]fd[/su_custom_gallery]