Ball

Historias mínimas panamericanas: Un defensor goleador

Pablo Portela, el especialista del seleccionado argentino de handball cuando no se tiene la pelota, se convirtió inesperadamente en uno de los máximos anotadores en el triunfo por 37-13 contra Canadá.

Pablo Portela es la causa principal por la que el seleccionado argentino de handball es apodado Los Gladiadores. O mejor dicho, su parecido con Máximo Décimo Meridio, el personaje interpretado por Russell Crowe en la famosa película de inicios del 2000.  Bien vale preguntarse si en el caso de que su rostro (o el de alguno de sus compañeros) se hubiese asemejado al de Leónidas (Gerald Butler), protagonista de 300, la selección hubiera sido Los Espartanos.

Lo cierto es que este jugador se podría encasillar en la categoría de “obreros del handball”: sin ser un hombre vistoso, es una pieza vital para Eduardo Gallardo en el seleccionado. De hecho, ingresa cada vez que el rival ataca, con el objetivo de recuperar la posesión del balón. Difícilmente pueda estar en alguna jugada ofensiva, estaráo algún contraataque veloz, a diferencia de su hermano menor, Adrián, quien está en ambas facetas. Prueba de ello fue que en el debut contra Guatemala solo anotó en una ocasión.

Sin embargo, a veces los que defienden terminan siendo los que más atacan. O mejor dicho, los que más concretan sus ataques. El jugador surgido en River (aunque en fútbol es hincha de Boca), con presente en Colegio Ward (y, como todo jugador que se desempeña en Argentina, con otra ocupación más allá del handball, en su caso en una empresa familiar) tuvo una tarde no habitual en él, anotando cinco goles, los cuales posibilitaron que sea el segundo goleador argentino de este triunfo por 37-13, detrás de Federico Fernández, quien tuvo ocho conquistas.

“No es mi especialidad meter goles, pero en estos partidos se dan situaciones como robar pelotas y correr hacia el arco rival. Nos sirve para descansar hacer goles de contragolpe. Igual estoy contento por haber metido los cinco goles”, reconoció después del partido. Además de ello, reconoció que el triunfo contra los norteamericanos les sirvió para generar más confianza en el grupo, considerando que hay una parte que juega en la Argentina y otra en el exterior, y que no tienen demasiados entrenamientos juntos. Además de que, después del partido de contra México, vendrán Groenlandia y Chile, los rivales más duros en el Grupo A, y (en caso de que se dé todo de acuerdo con lo planeado) Uruguay y Brasil en semis y final, respectivamente.

Será poco probable que se vuelva a ver a Pablo Portela anotando una gran cantidad de goles. Pero sí es seguro que estará ahí, cuando los que quieran marcarlos sean los otros.