Entrevistas

Vetamadre: “parece que estamos conectados, pero estamos muy solos”

La banda que lidera Julio Breshnev cumplió 20 años de vida y lo festeja presentando "Igual|Distinto" en el Teatro Vorterix, revisitando viejos clásicos.

Vetamadre - Karen Mcfly (5)
Vetamadre - Karen Mcfly (5)

El Rock posee infinidad de caminos. Hacer la de uno, o hacer la de los demás. Lo que te impongan, o lo que quieras y disfrutes -a riesgo de las consecuencias que eso pueda acarrear. Y escribir algo que en el momento pegue y esté de moda o hacer canciones que trasciendan los tiempos, las épocas. Algo que no se diluya porque cambie la el curso del río. El hacerse cargo de eso, de uno mismo, es una decisión que puede aparecer en el medio de la vida de una banda, o desde el minuto cero.

Siempre fuimos en contra de la corriente, siempre hicimos lo que teníamos ganas de hacer, siempre tratamos de proponer algo que vaya más allá del entretenimiento, que tenga que ver con marcar los ideales, con decir las cosas en las que creés. Y no desde arriba un pedestal aleccionando, sino teniendo las mismas preguntas que los que vienen a vernos”.

Desde esta humilde perspectiva se ubica Vetamadre, banda que ya superó los 20 años en la escena argentina y este 22 de septiembre se estará presentando en Teatro Vorterix para darle la bienvenida a “Igual|Distinto”, su última producción, donde revisitan viejos y emblemáticos temas con invitados de todos los colores. Rock N’ Ball se juntó con Julio Breshnev (guitarrista y vocalista) y Federico Collela (baterista) para hablar respecto a este retorno a las raíces.

RNB: ¿Se podría definir la “veta madre” de Vetamadre en una palabra, por ejemplo?

[Se miran] Federico Collela (FC): Sí, yo creo que después de tantos años y tantos discos está definida nuestra música. Somos conscientes de que por ahí agarramos el camino más difícil que es tratar de hacer el rock más personal posible, sin que se parezca demasiado a otras cosas y creo que hoy estamos orgullosos de eso. Nos costó muchos años tratar de construir ese “rock vetamadrístico”. Creo que se define a través de nuestro arte.

RNB: ¿Se resignificó el contenido letrístico y musical de los temas viejos a partir de la reinterpretación?

Julio Breshnev (JB): Musicalmente creo que descubrimos la simpleza de nuestras canciones. Nos encontramos con algunas que tienen cierta complejidad pero que en definitiva son canciones, te diría, de fogón. Y a nivel letras, la canción “Vetamadre”, parece un tema escrito hoy. Cuando lo escribí ni siquiera había redes. Y por alguna razón, sí, yo pensaba en el concepto de estar solo, perdido, en toda esta cosa tecnológica que está tan en boga hoy. Con la gran mayoría de canciones pasa lo mismo, no hay ninguna que yo sienta que está como demodé o está fuera de época.

RNB: ¿Cómo llevar esta tensión entre hablar de la soledad, las redes, la tecnología, y presentar el corte vía Youtube?

JB: Hoy en día, más que nunca en mi vida, veo que todo tiene 2 caras. En todo lo bueno hay algo malo y en todo lo malo hay algo bueno, como el Ying y el Yang. Con todo esto pasa lo mismo: nos trae toda la mugre y lo peor de este sistema virtual, que al final no es virtual, es real. Al mismo tiempo, si vos querés encontrar una noticia, rastrear a alguien que perdiste, volvés al mismo lugar. Entonces, es como que no podemos hacernos los giles y pensar que es buenísimo pero tampoco podemos demonizarlo y pensar que hay que liquidarlo y sentenciar a muerte lo que “no va”. Ya nos pasó en otras épocas. Nosotros como banda, como idea de rock, tratamos de usarlo a nuestro favor, y usarlo de la mejor manera posible. Y al mismo tiempo no callarnos la boca: estamos muy solos con esta historia de que parece que estamos todos conectados. Pero, para que te enteres, ¿a dónde lo vas a buscar? En las redes.

Para volverse a ver en el espejo de la época, los muchachos llamaron una serie de jóvenes músicos amigos (“Soy un cholulo”, se confiesa Julio) para darles una bocanada de aire fresco a esas canciones que se revisitan. No sólo Tery Langer (Carajo), Agustín Rocino (Catupecu Machu) o el gran Walter Semilla Bucciarelli, sino Gabriel Pedernera (Eruca Sativa) y Marilina Bertoldi, que participó en el video corte de difusión Veta Madre. Y a la hora de evaluar esos trabajos, llueven elogios:

RNB: ¿Cómo fue trabajar con Gabi y Marilina?

FC: Trabajar con Gabi (Pedernera) como productor fue muy divertido, es muy gracioso. Un pibe más chico con mucha data, mucha música. Es un pendejo con alma de grande, decimos. Escuchó toda la música que nosotros escuchamos y nos influenciaron y tiene una cabeza gigante como baterista. Para mí fue un honor, un placer que me produzca él. Nosotros somos muy de abrirnos y entregarnos a eso. Y fue la combinación perfecta: cuando hay alguien que quiere producir y alguien que se deja producir, lo que gana es la canción, el disco. Con él tratamos de volver a esa esencia de la canción, de la cosa más simple. Para no modificarla y tampoco hacer exactamente lo mismo, entonces era difícil. Pero no se la hicimos difícil.

JB: No le quedó grande la camiseta. Para nada. Al contrario: sacó lo mejor de nosotros. También se permitió no callarse nada, y eso hizo que ganara la música. La gente joven trae algo que uno se le empieza a solidificar que es la frescura, el mandarte, la entrega. Creo que tiene que ver mucho con cómo vemos nosotros la vida. Y verla también a Marilina (Bertoldi) apropiarse de la canción, haciendo la misma melodía pero cantándola como una canción nueva es fascinante. Ves a tus colegas maravillándote.


Tiempo de redefiniciones para los muchachos y darse una oportunidad de hacerse de esa gran popularidad que les ha sido un tanto esquiva. Apuntar a un público más numeroso.

FC: Me gustaría decir que Vetamadre es una banda de 18 años que es parte del Rock Nacional y que por ahí hay mucha gente que nos ha escuchado y que nunca nos vio en vivo. Creo que este 22 de septiembre es la gran oportunidad para que entren en el viaje de la música de Vetamadre y de lo que es Vetamadre en vivo, que no se van a arrepentir y que es un flash.

JB: La mayoría de edad te da beneficios y responsabilidades y nosotros sentimos que no perdimos para nada la esencia del Rock. Estamos más afirmados que nunca en lo que siempre quisimos hacer.

Fotos Karen McFluy