Coberturas

Revanchistas en Vorterix: del barrio a las multitudes

La banda de Villa Luro cerró un maravilloso 2016 en el teatro de Colegiales con el fiel apoyo de sus seguidores y la compañía de las buenas canciones.

Once meses después de pisarlo por primera vez, ahí están de nuevo los seis en el escenario y los cientos que saltan, cantan y se rompen la garganta a pura emoción. Menos de un año pasó, pero Revanchistas revalidó su rock y volvió a darse el lujo de tocar en Colegiales ante su gente para cerrar la gira “Nunca más caminarás solo”, que le puso fin a su segundo disco de estudio justo antes de empezar a grabar su tercer material. Ahí están, recordándoles a todos que aunque las malas lenguas digan que el rock está muerto, que no vende y que no va más, ellos siguen apostando por la vieja escuela, las pasiones y las letras repletas de mensajes que devuelven como himnos esos fieles peregrinos que llegaron desde cada rincón de Buenos Aires para acompañarlos.

La banda de Villa Luro apostó a pisar fuerte. Con una puesta en escena mejorada, con luces y visuales acordes a una fecha especial, salieron a escena pasadas las 21 para rugir con fuerza por más de dos horas y hacer un repaso furioso de toda su discografía. La propuesta quedó clara de arranque. “Las Malas Lenguas“, ese tema que les recuerda a todos que el barrio les enseñó a nunca traicionar a nadie, fue el comienzo de una lista que siguió con “Brutalmente Honesto”, “El buen vencedor” y “”Menester”. Un arranque a prueba de sismómetros.

El repertorio, que se notó ensayado y aceitado, tuvo a Fercho Bertuccio en la voz marcando el paso a paso de un show especial para el grupo, que en este 2016 se dio el lujo de pisar el Teatro Flores y de festejar sus 100 shows con un doblete en The Roxy a mitad de año. Guido Villafañe, Cacho Caram y Nicolás Rossano volvieron a levantar la bandera de la banda de las tres guitarras con un equilibrio cuidado al detalle y con un look especial (camisa, gafas y sombrero), Matías Amarilla se encargó del bajo.

Vuelta sin vueltas” con Pol de Cinco Tatuajes (fue la banda soporte en la fecha) en la voz, avisó que la noche tendría más de una visita. Y después del contestatario “Basta y Sobra” llegó uno de los puntos altos del show con una versión poderosa con Pali Bertuccio en el bajo de “Despierto en mis laureles”, un tema que tiene un mensaje directo para los seguidores del grupo, que otra vez se hicieron escuchar más allá de la avenida Lacroze.

El segundo invitado especial no habló, pero se escuchó. En “El Santito y El Ancla” subió al escenario el Conde Kung, tecladista de La Beriso, quién se sumó a la fiesta después de conocer a la banda en julio y quedar imantado por su energía.  Se llevó aplausos y la misma sorpresa que todos cuando en “El Gran Perdedor“, Fercho se esfumó del escenario y apareció de golpe en la platea alta para cantar un par de estrofas. La fiesta estaba en plenitud y ellos tenían todo bajo control.

Con Juan Conti marcando el paso desde la batería, subió Héctor Bracamonte a cantar “Los Atrevidos” y se quedó para “Sangrecaliente“, ese tema que en poco tiempo se transformará en videoclip con un repaso de imágenes de 23 estadios de fútbol y que volvió a poner el termómetro del feriado en lo más alto. Pasaron “El Camaleón” y “Maldita Sea” (con Tonga de Sexto Sentido) y llegó “Revanchista“, el tema homónimo que planta bandera sobre el ADN de la banda. Allí empezó una recta final que puso a saltar a todo Vorterix.

El Viejo de La Perra que los Parió (ovacionado) se puso al mando del micrófono y se escucharon los acordes de “Pleno“, una canción que dispara emociones en el grupo y que golpea de lleno en el corazón. “Rebelión en la cuadra” anticipó el cierre que tuvo a Santiago Allasia de Manyucca en “Ponele” y un aviso especial: el anuncio de la participación de Revanchistas en el Cosquín Rock de febrero. Todo un mensaje de la huella que va dejando la banda de Villa Luro (ahora tocará el 9/12 en Auditorio Sur con bandas amigas y el 10/12 con Un Segundo es Demasiado en Auditorio Oeste) en cada paso y que los está llevando a crecer constantemente.

Entonces sólo hubo tiempo para el debut oficial de “Salimos Jugando”, un tema insignia del próximo disco del grupo, que se empezará a grabar en poco tiempo. Con la gente encendida, llegó el final con el ya clásico “Viva la Pepa” (al compás de los vientos cada vez más participativos en el grupo) para que la fiesta sea completa. Para que el segundo Vorterix del grupo sea otro pleno. Para que las malas lenguas sepan que rock no está muerto. Revanchistas es la prueba de eso.