Coberturas

Cielo Razzo transformó un delirio en “canción de Luna”

El festejo de sus 25 años como grupo llevó a los rosarinos a tocar por segunda vez en el Luna Park en un show que quedará eternizado en un DVD.

Cielo Razzo en el Luna Park
Cielo Razzo en el Luna Park

La tribu rosarina viajaba en el micro por la hermosa región de cuyo. El clan Cielo Razzo no se cansa de repetir que después de varias “no tan buenas”, alcanzó la luz y lo materializó en “Tierra Nueva” (2015). Ese momento de inspiración y creatividad se extendió y, aprovechando esa iluminación, Diego Almirón, Marcelo Vizzarri, Cristian Narváez, Pablo Pino, Javier Robledo Fernando Aime empiezan a saciar esa ansiedad bocetando algo para estrenar lo antes posible.

No pueden con su genio y sacan un anticipo en las redes sociales. La nueva canción se llamaría Desarmar (Cinco Locos) y la armaron en apenas una semana con las maquetas que tenían en sus teléfonos celulares.

Los músicos pusieron toda la energía en terminarla y lo lograron. De esa manera estaba todo listo para la gran celebración de los veinticinco años de Cielo Razzo en el Luna Park.

Dos lustros después de esa primera experiencia, mucha agua corrió bajo el puente y también sobre Buenos Aires: hace tres días que llueve en la Ciudad y eso no sólo afecta a los razzeros, sino que también a las fans de Super Junior, una banda de pop coreana que ya acampan sobre Corrientes cuando todavía faltan veinte días para el concierto.

El potente y oscuro arranque en 2008 con “Televicio” contrasta con el riff y la melodía más calma de “Tus Pasos” en 2018. No es menor destacar que la banda sonó ajustada desde que el Pájaro Almirón dio rienda suelta a esa primera de casi treinta páginas, que seguiría con “Luminoso” “Carne 2”.

Consecuente con esas primeras canciones, también comenzó un show aparte, el de Pablo Pino. Como diría el histórico comentarista de ESPN, Álvaro “NBA” Martin, el cantante abusó del “jarabe mandibular”. ¿Por qué? Cada intervalo contó con alguno de sus comentarios. Escatológicos, soeces, insultos, causas justas (Perdió su billetera en la semana y se ocupó de que todos los que perdieran objetos supieran donde podrían recuperarlos, como así  también abogó por un chico que había sido echado por la seguridad: “hasta que no vuelva no seguimos tocando”)… hubo de todo.

La ansiedad y el desborde, al parecer, sólo eran contenidas cada vez que le daba un trago a su botella de vino, de la que tampoco se despegaba en cada break. Para colmo tenía como testigo no solo al Luna Park repleto, sino que también a las dieciséis cámaras que estaban registrando el show. 25 años no se cumplen todos los días. Eso pasó.

Equipo que gana no se toca

Más allá de “las habladurías de Pino” -jugando con el clásico spinetteano-, su aporte no fue ni mayor ni menor al de sus compañeros. Estuvo más que bien secundado. El que más agitó desde el principio y quien más recorrió el escenario, subiendo y bajando las escaleras fue Narvy. Recuperado de un accidente automovilístico sufrido hace algún tiempo, el bajista demuestra seguridad, movilidad y liderazgo, lo mismo que muestra como manager.

La dupla de guitarras es más austera. Ambos con su cabeza cubierta –Nano primero con su clásico sombrero y luego con un gorro de capitán y el Pájaro con su clásica gorra-, comparten e intercambian los riffs y melodías justos siempre con la canción como protagonista.

Chelo Vizzarri aporta lo suyo desde los teclados, como desde hace tantísimo tiempo. Dado que el grupo dejó de tener percusión en vivo, su labor adquirió otra relevancia y el tecladista no decepcionó. El colchón de teclas contribuye para el sonido clásico de CRZZ y goza de total protagonismo, por ejemplo, en “De Caer”.

Pero el motor del sexteto se llama Javier Robledo, que además de productor es el baterista que la banda necesita. El desempeño del drummer es superlativo y descolla en “Carne 2”, “Alma En Tregua”, “Galope”“Televicio”.

Pequeñas luciérnagas

El sucesor de “Audiografía” (2006) todavía no tiene nombre, pero hay algo que ya se sabe: sale después del Mundial. La segunda producción audiovisual tendrá casi tres horas de duración, un recorrido por toda su historia.

Además de los clásicos, habrá dos perlitas. La primera, “Desarmar (Cinco Locos)”, tema que formará parte de su próximo disco y para el cual contaron con Facundo, trompetista de La Bolsa, banda nacida en San Lorenzo, Santa Fé. Allí el cantante tuvo unas delicadas palabras: “Cada individuo es como una isla, y siempre tenemos que tener a alguien al lado. Sólos no podemos lograr nada. Por eso todos pusimos nuestra parte para esta canción”.

La segunda, la versión de “Vueltas” filmada por una gran cantidad de celulares por el público, una convocatoria que el mismo grupo había estimulado vía redes sociales. “Es hermoso cómo se ve esto desde acá. Son como pequeñas luciérnagas”, tiraba Pablo, que a medida que pasaban los temas iba perdiendo la voz, producto de la entrega y el esfuerzo.

Finale

La última media hora de show trajo con ella un clásico tras otro, casi todos de “Buenas”, su álbum debut“La Gran Ola”, “Qué Sé Yo”, “Sin Salida”, “Perseguido”, “Ventana” fueron los últimos embates del conjunto rosarino que, cuando la faena parecía lista, se desquitó con “Charlone”. Ya nunca jamás olvidaremos lo que fueron, como así tampoco lo harán los fanas de Cielo Razzo, que se llevaron el mejor recuerdo de este segundo Luna Park y un mensaje aún mejor: hay banda para rato.

Fotos Micaela Ridiero

Cielo Razzo – Luna Park – 08/04/2018

01. “Tus Pasos”
02. “Luminoso”
03. “Carne 2”
04. “Te Vas”
05. “Disfraz”
06. “Caminando”
07. “Barek”
08. “Alma En Tregua”
09. “Alcalina”
10. “Pequeña Caja” (Inc. “Mañana En El Abasto” De Sumo)
11. “De Caer”
12. “Ojos”
13. “Estrella”
14. “Chapa Y Bandera”
15. “Luna”
16. “Vueltas”
———————-
17. “La Furia”
18. “Entre Las 4 Y Las 6”
19. “Desarmar (Cinco Locos)” – Tema nuevo
20. “Quizás Sí”
21. “Televicio”
22. “Galope”
23. “Madre Poder”
———————-
24. “La Gran Ola”
25. “Qué Sé Yo”
26. “Sin Salida”
27. “Perseguido”
28. “Ventana”
29. “Charlone”