Coberturas

¡Uruguay nomá!

Once Tiros y Cuatro Pesos de Propina la rompieron en el cierre de su gira por el conurbano bonaerense en Palermo Club. ¡Fiesta charrúa!

¡Arriba Uruguay!
¡Arriba Uruguay!

El domingo 17 de julio hizo muchísimo frío en casi todos los rincones de Buenos Aires. Palermo Club, que bailó al ritmo de Once Tiros y Cuatro Pesos de Propina, fue la excepción. El clima invitaba, eso sí, a entrar temprano, por lo que afuera ya había alrededor de setenta metros de fila a las 19 40, veinte minutos antes de la hora anunciada para la apertura.

Las puertas, por esa misma razón y en una actitud destacable y poco habitual, se abrieron 19 55, cinco minutos antes de lo acordado. Sin embargo, no fue hasta las 21 10 que Once Tiros arremetió con “Aventuras y Proezas” y “Bisturí“,  agradeciendo a su público además por su fidelidad. Sucede que las entradas se agotaron en una semana, dado que este show reemplazó al que iban a dar en el Club Artesanos de San Fernando.

Que no decaiga” fue la primera explosión de la noche, para luego dejar paso a “Kamikaze” y “Fear Factory“. Hasta ese momento, curiosamente, no había sonado ningún tema del último disco de la banda (“Imán”, de 2013), que es posiblemente el más rockero de todos. La faceta ska de la banda había prevalecido.

No obstante, eso cambiaria inmediatamente con “Batalla Sin Luz” (este sí de “Imán”) y “Mal de Karma“, para después bajar un cambio con “Televicio” (espectaculares solos de teclado, flauta traversa – primer invitado de Cuatro Pesos de Propina – y saxo). En ese momento, el cantante Pablo Silvera le dio un poco de agua al público, para que se hidrate antes de cantar a capella con él el nuevo hit instantáneo-declaración de principios de la banda: “Gente Detergente“. Pantera, de De La Gran Piñata, subió a hacer “Nos Dijimos Todo“. Ahora sí, la faceta rockera había aparecido claramente. Y les sienta muy cómoda.
IMG_08
Drogado” y “Look Cool” (otro gran, gran pogo) fueron el preludio para el gran momento que generaron los dos himnos de la primera época de los Tiros: “Maldición” y “Lo Más Valioso“. Previo saludo y aviso de nuevo disco inminente, “Tu Postura” fue el anteúltimo tema, luego del cual se dio el primer cruce: todo Cuatro Pesos de Propina subió al escenario a cantar “El Globo“. Ahí sí, luego de una hora y diez minutos de ska, rock y ska de nuevo, Once Tiros redondeó un show más que contundente.

Luego de los cuarenta minutos necesarios para el cambio de banda (poco amenizados por la música ambiente, más propia de un boliche que de un recital), apareció Cuatro Pesos de Propina y, luego de los agradecimientos de rigor, sacudió la modorra del público ligando “Sacamela” y “No Habrá Forma Del Dolor“, para luego arremeter con “Lará Lará Lará” (de “Surcando”, su último disco de estudio), “Buena Nueva” y el flamante “Muerto Pero Vivo“, que da nombre al DVD que la banda lanzó el año pasado. Arrollador comienzo para una banda que, a diferencia de Once Tiros (que combina rock y ska con igual precisión y soltura), se siente como conjunto más cómoda con el ska y los ritmos latinos, pero cuenta con músicos de una versatilidad y de un nivel realmente notables.

IMG_07

Náufrago” y “La Fruta Permitida” siguieron dándole rodaje a “Surcando“, que a la postre sería el eje de la lista de temas, pero “Ea Ea A Pe Pe” y “Pirata II” llevaron al público unos años atrás nuevamente y dieron paso a un momento sublime. “Glu Glu“, como en cada recital de Cuatro Pé, llevó a la gente a frenar un poco la adrenalina reinante desde el comienzo del show, sentarse en el piso y cantarla bajita, con Diego Rossberg bien cerca. “Mi Revolución“, otro nuevo himno instantáneo, redondeó el momento de recarga de energías.

Esas energías empezaron a desperdigarse por el lugar de a poco con un par de temas de “Surcando“: “Caigo y Me Levanto” (con anuncio de show en Vorterix junto a La Tabaré el 17 de septiembre incluido) y “No Hay Tiempo“. A partir de ese momento, todo fue hacia arriba: la versión cumbia de “La Balacera” con todo Once Tiros sobre el escenario, en un segundo cruce, se ligó con “Hoy Sopa Hoy” y “La Polka“. No quedaba mucho más que agradecer, sobre todo a los técnicos (es de destacar que siempre los Cuatro Pesos son muy generosos con su equipo), y terminar bien arriba, con “Esa Mezcla de Placer y Dolor” y un enganche entre “Maldita Ciudad” y “Pirata“.

Ver a Once Tiros y Cuatro Pesos de Propina juntos es decididamente una ventaja y un privilegio, pero tiene una gran desventaja, y es que ambas dejaron temas importantes afuera por una cuestión de tiempo (“Lacanao” e “Injusticia Divina” de Once Tiros o “Solari” y “La Verdad De La Milanesa” de Cuatro Pesos, por ejemplo). Al margen de eso, con La Vela Puerca y No Te Va Gustar ya consagrados, quienes gusten del rock uruguayo y todavía no conozcan a estas dos bandas no pueden dejar de hacerlo, porque son los dos emergentes más sólidos. Solos o por separado, no importa: conózcanlos. Y si puede ser en vivo, mejor, porque se maneja en sus shows una energía muy particular y muy intensa.

Fotos de Chivi Marcote Fotografía

[su_custom_gallery source=”media: 126573,126574,126575,126576,126577,126578,126579,126580,126581,126583,126584,126585,126586,126587,126588,126589″ limit=”75″ link=”lightbox” width=”180″ height=”150″ title=”never”]