Coberturas

Todo Aparenta Normal en CCK: nueve canciones en nueve pisos

La banda de Don Torcuato se presentó en La Cúpula del Centro Cultural Kirchner. Un set corto que tuvo a Hijos del Mundo como protagonista.

Todo Aparenta Normal - Rock ´n Ball - PH Martin Dutil

A nueve pisos de altura, dentro del Centro Cultural Kirchner, hay una sala que reúne condiciones sonoras y visuales para impactar en los visitantes del lugar. La Cúpula resulta atractiva desde lo estético: las paredes están hechas a vidrios que, en cada pared, forman la bandera de Argentina. El escenario está a la altura del piso, con una pantalla cuadrada en el centro y a los costados pequeñas maderas en forma horizontal formaban dos muros, en ambos costados de la pantalla. Los que asistieron a la cita de Todo Aparenta Normal se dividían en tres posiciones a la hora de observar el recital: ubicados en los sillones que había en los extremos del espacio, sentados en el piso en las primeras filas y el centro del lugar y, al fondo, los que esperaban de pie.

La puntualidad de las 20 se respetó con precisión. Las luces bajaron y la imagen del logo de la banda desapareció de la pantalla. Un tango instrumental puso, aun más, al público en el contexto geográfico del Centro Cultural Kirchner, ubicado en el corazón porteño. Los cuatro músicos aprovecharon la melodía arraigada al suelo argentino para ubicarse en sus lugares. Las sombras de sus cuerpos se ganaron los primeros aplausos de la noche por su simple existencia. La melodía de “Buenos Aires” comenzó a sonar y mientras esperaban su momento de entrar en la pieza de Hijos del Mundo, el cuarteto esperaba firme con un grupo de soldados. Las luces blancas y rojas pegaban en sus cuerpos (contrarias al azul y amarillo que defienden futbolísticamente los de Don Torcuato) mientras abrían el show.

Los toms de la batería de Juan Pablo Alfieri comenzaron con una de las predilectas de los seguidores: “Agazapado”. Allí se empezó a ver la puesta de las visuales que tenía el grupo en sus espaldas con líneas horizontales rojas, perfectas para la enorme pantalla. En el reducido set de nueve canciones, hicieron espacio para interpretar nuevos temas, como lo fue “Jinete”. El track tuvo el ADN de Todo Aparenta Normal, con el juego de violas de Nicolás Alfieri y Luca Barzan a la cabeza.

Que lindo estar de vuelta”, expresó el cantante en el primer descanso del show. La calma “Leticia” lo tuvo como protagonista, con las luces reposadas en él mientras la banda lo acompañó en segundo plano. En la misma sintonía cayó “Como un faro”, con la atmosfera de paz trasladada a las alturas de La Cúpula del CCK. El respeto de los presentes llegó a su tope, cada uno en su viaje con la melodía y la interpretación excelsa. “Amuleto, cinta roja, talismanes y una cruz de sal”, se oyó con fuerza en el estribillo de una de las canciones más destacable de la nueva generación de bandas nacionales.

Sonaron nueve canciones y siete ellas formaron parte de Hijos del Mundo. Muestra de que cuando los tiempos se reducen y hay que achicar el repertorio, el disco lanzado en 2014 no pierde terreno. “Al oscuro” no faltó y le agregó participación al público, que coreó parte del séptimo track del último trabajo discográfico. Juan Pablo Vitali, tecladista y compañero del grupo en Orquesta del Living, se sumó con su teclado en algunas de las canciones realizadas en la noche del viernes. “La dicha de los cobardes”, otra de la nueva camada, abrió la segunda media hora del show con el bajo de Alexis Koleff provocando ganas de moverse a la afición.

Las luces amarillas pintaron el CCK en la coreada “Detener el tiempo”, donde quedó claro que “hoy es perfecto” en la carrera de Todo Aparenta Normal. El final llegó con “Calendario”, infaltable a la hora de armar las listas. “¿Bailamos?”, invitó Nicolás Alfieri antes de comenzar y bastó para que los que observaban sentados en las primeras filas se paren de un salto. En el marco de la misma intimidad que tuvo todo el show, la despedida incluyó saludos a los seguidores más cercanos, seguido de púas y listas regaladas. Así concluyó la participación de TAN en el ciclo En La Cúpula y sus 50 minutos de razones para estar allí.

[su_custom_gallery source=”media: 129410,129409,129408,129407,129406,129405,129404,129403,129402,129401,129400,129399,129398,129397,129396,129395,129394,129393″ limit=”75″ link=”lightbox” width=”180″ height=”150″ title=”never”]s[/su_custom_gallery]

Fotos de Tincho Dutil