Coberturas

Jeites afianzó su amor con el público porteño en La Trastienda

Tras un primer show agotado en septiembre, Jeites volvió a presentarse en el escenario de San Telmo e hizo bailar a todos a los presentes.

Jeites
Jeites

Con una Trastienda ya ansiosa, pasadas las 21 horas del jueves Jeites se subió al escenario y comenzó a tocar “Intro”, perteneciente a Desde la tierra (2014). La segunda canción, “The movement”, obtuvo una respuesta inmediata del público y dio una pista a los nuevos de lo que sería el resto de la noche: baile y más baile.

Luego de “Los guachos”, basada en el libro de Roberto M. Torres, Jeites agradeció a los que se acercaron hasta el lugar y presentó a “Preludio” como “una canción que nace de improvisaciones en La Isoca”, la camioneta de viajes de El Plan de la Mariposa. Con un palo de lluvia traído a escena siguió “Partículas del aire”, de Mi Sol Mayor” (2017), su último CD.

Luego de “¡Ey mamma!” siguió “El niño”, un tema de 2010 para llegarle al corazón a los nostálgicos. “Carnavalito del niño” desató saltos entremezclados con bailes, tanto arriba como abajo del escenario. Lo que vino fue el primer agradecimiento de la noche. “Gracias por mandarnos todos esos mensajes y subir esas historias tocando canciones nuestras. Ustedes son como nuestra sangre. Si le cuentan a sus amigos que Jeites existe, nos permiten seguir circulando y llevando oxígeno”.

Continuaron con un bloque de canciones de “Mi Sol Mayor”, entre las que estuvieron “Amatista”, “De la mano”, dedicada la hija de Joaquín Varela (voz y guitarra), “Todo en esta vida” y “Quiero estar”, con Francisco Halbach (guitarra y trompeta) en el micrófono y Joaquín Varela en los teclados. Con el público exhalando felicidad, comenzaron a sonar los primeros acordes de “Cabalgalo”.

Las sonrisas colmaron el recinto de San Telmo cuando los músicos desconectaron los instrumentos de los amplificadores e invitaron al público a acercarse al escenario. La sensación de intimidad conmovió a los presentes al tiempo que sonaban “Dile adiós al sol” y “Hola hola”. Con los parlantes de vuelta en marcha sonaron “Triste y melancólica” y “Volviendo a casa”, tras un segundo agradecimiento de la banda.

Luego de “Desvío” hubo una seguidilla de temas viejos. “Karma”, “Pensar de más”, “Equilibrio” y “La marcha (del poeta)”, canción con la que la banda demostró un fuerte compromiso social. “Esta canción se nos hace muy presente por el presente que estamos viviendo, esta canción pide por justicia y verdad”, comentó Varela.

Lo que parecía el final se asomó con “Acariciar lo eterno” y un enganchado de “Bardié” con “Mi semilla”, cover de La Vela Puerca. Para sorpresa del público, el show continuó con “Me caigo adentro” y el hit “Voce”. Con calidez, al final de la canción Varela se encargó de contar la historia del Polo Cultural Saldias. Allí Luis Alberto Spinetta ensayó para su último recital en vivo. Lucas Pombo, la cabeza de Saldias, le confió a Jeites que el “Flaco” era el primero en llegar y el último en irse del lugar. Agradeciéndole el espacio, Spinetta le regaló a Pombo una de sus guitarras. El momento mágico de la noche sucedió cuando Jeites desplegó el instrumento desde las penumbras de los costados del escenario. La banda completa se acercó al público y comenzó a sonar “Quedándote o yéndote” para lo que fue el emotivo final del show.

Por Trinidad Mosqueira

Fotos por Cinthia Carrizo

[su_custom_gallery source=”media: 147036,147037,147038,147039,147040,147041,147042,147043,147044,147045,147046,147047,147048,147049,147050,147051,147052,147053,147054,147055,147056,147057,147058,147059,147060,147061″ limit=”75″ link=”lightbox” width=”180″ height=”150″ title=”never”]aaa[/su_custom_gallery]