Ball

Manu Ginóbili, entre el retiro y un nuevo anillo

Manu Ginóbili continúa haciendo historia en la NBA, mientras afronta sus posibles últimos partidos, evalúa el retiro y los Spurs luchan por obtener su sexto anillo. La visión del periodista argentino Matías Baldo, desde San Antonio.

39 años. A dos meses de los 40. Y todavía tiene magia por dar. Para Emanuel Ginóbili, segundo jugador más veterano de la NBA, como para todas las personas, el tiempo pasa. Ya no es aquel frenético escolta, que encaraba hacia el aro sin importar que torre o muralla que tuviese delante, aunque de vez en cuando su ADN lo invite a realizar tales jugadas. Ya no es la referencia o uno de los titulares, sino un jugador de rotación. Algo así, como el mejor de los suplentes, un experimentado que aporta desde otro lado con su técnica y experiencia, la cual está nutrida de 15 temporadas en la mejor liga de básquet del mundo con cuatro anillos. ¿Ésta será la última?

Está pisando los cuarenta en una liga cada vez más atlética y que aún tenga la posibilidad de disputar y rendir en buen nivel es algo que no esperaba. No tiene la responsabilidad ofensiva de antaño pero sigue siendo importante como parte de la segunda unidad, especialmente por liderazgo y competitividad. No hay muchos con su carácter en la NBA. Me gustó la versión que vi: furia en sus ojos y decisión en sus piernas. Eso es Manu, aún con cuarenta años: un hombre al que no le gusta perder”, describió Matías Baldo, periodista argentino, colaborador de La Nación, desde San Antonio, la ciudad texana, con “gran sentido de pertenencia” que alberga a Gino desde 2002.

En el espejo retrovisor del oriundo de Bahía Blanca, aparecen los títulos de 2003, 2005, 2007 y 2014, con dos amigos que hoy no están: Tim Duncan (retirado) y Tony Parker (lesionado hasta el fin de estos Playoffs). La primera baja fue premeditada y sobrellevada. “Desde lo simbólico no se sintió tanto porque la continuidad de Manu y Parker, y de Gregg Popovich (21 años en el cargo) como entrenador, hicieron que el impacto emocional de su partida sea menor. Deportivamente, SAS volvió a ganar sesenta partidos en temporada regular, un rendimiento que demuestra que el equipo logró superar con éxito la partida del jugador más importante de su historia“, analizó el periodista, quien ya lleva dos temporadas cubriendo a los Spurs.

Por el otro lado, la rotura de tendón del cuádriceps del francés Parker, en medio de la serie vs Houston Rockets, en semis de Conferencia Oeste. La baja, según Baldo, es sensible por varios factores: “Es el base titular, uno de los dos naturales del equipo, y estaba siendo el más efectivo detrás de Kawhi Leonard (goleador y estrella)”. Para cubrir esto, Popovich tendrá que acomodar piezas: con Dejounte Murray, base novato, “un esfuerzo físico” de Manu para jugar más minutos por partido y el australiano Patty Mills deberá asumir más protagonismo.

Hoy, quizás más que nunca ante la baja de Tony, el liderazgo del juego recaiga en Leonard. “Está claro que en las últimas dos temporadas la ciudad que fue de Duncan, de Tony y de Manu ahora es la ciudad de Kawhi. Leonard está en un nivel histórico, consolidado como el jugador más completo de la liga. Ninguno es capaz, ni siquiera LeBron James, de ser tan efectivo en defensa y ataque durante tanto tiempo como Kawhi”, narró Baldo. Mientras la leyenda de Leonard, de apenas 25 años, se desarrolla, Ginóbili continúa demostrando vigencia, en un segundo plano: “Rindió por encima de las expectativas que todos teníamos, incluso de las que él mismo había trazado cuando decidió su continuidad“.

En julio de 2016, Manu decidió seguir un año más. Ya retirado de la Selección Argentina, tras los juegos de Río 2016, al bahiense le resta definir su futuro a nivel club. ¿Estaremos ante sus últimos juegos profesionales? Baldo, de frecuente contacto con el jugador, opinó: “Sinceramente creo que Manu no tiene la respuesta y que va a tomar la decisión una vez que termine la temporada. Si quiere seguir una más, creo que el físico y el basquet aún le permitirían formar parte de la rotación de los Spurs. No ha sufrido lesiones graves durante los últimos dos años y eso es fundamental. No me parece imposible que pueda jugar un año más. Tal vez la lesión de Parker, dependiendo de cuando finalmente pueda regresar, influya. Hace poco Manu reconoció que si Pop se lo pide y cree que hay un lugar para él, lo pensaría. Ninguna variante me parecería una locura: Que siga un año más o que se retire”. 

Incluso, lo tentaron de otros equipos, como Philadelphia Sixers, para nutrirse de su sabiduría, pero pareciera ser que las últimas canastas, los últimos pasos y los últimos trucos de este mago serán con el jersey de los Spurs. La franquicia texana que, en los actuales Playoffs, ya eliminó a Memphis y se enfrenta a Houston para alcanzar las finales del Oeste.

Por Alejandro Giordano (@AleGiordano11)