Opinión

Tan Biónica y el falso caretaje

Antes que nada tengo que aclarar que no me gusta Tan Biónica. Creo que la primera vez que los escuché fue en la Rock 'n' Pop, cuando salió el tema Arruinarse y por un tiempo no escuché nada más de ellos. Sin embargo, me parece que hay un par de cosas a relucir sobre una de las bandas que más críticas recibe de aquellos que pretenden mantener la línea del stablishment del rock. Si hay algo que Tan Biónica no es, es "careta", un término que se puso de moda para aquellos que consideran que el rock tiene que ser barrial, con letras sociales o profundas. Justamente la banda no apunta a ese público, sus letras poperas están dirigidas para el público bolichero, los que prefieren la fiesta bailable. Con más rock que Miranda!, el grupo de Chano encontró en sus fans una generación perdida, que no se identificaba con el rock nacional clásico. Luego del éxito de Canciones del Huracán, la banda creció a pasos agigantados, y Obsesionario hizo que crezcan tanto el número de seguidores como de críticas por aquellos que no aceptan que, a fin de cuentas, es de las bandas más originales de los últimos tiempos. Convengamos que no hay muchas bandas que apunten a la noche bolichera. Sí, son básicos y sí, son comerciales, pero también es cierto que hoy por hoy, es una de las bandas más escuchadas del país debido a que justamente salieron del stablishment para hacer lo suyo, lo que llaman "el rock cheto". Sin embargo aquellos que les gusta, justamente buscan eso. Hoy por hoy considero que son más caretas aquellos que creen que el rock tiene que tener un formato y si se sale del mismo no sirve. Una cosa es criticar a la banda por como suenan, algo totalmente entendible. Ahora criticar a la banda por lo que es o para donde apuntan es bastante nocivo a la diversidad musical. Tal vez lo que más duele a aquellos que la critican es que es una de las bandas actuales que más lejos llegó fuera del país (recordemos que la banda tocó en el Rock in Río de Lisboa, Portugal el año pasado). En fin, la idea de la editorial no es criticar a aquellos que son pero no dejan ser, sino defender la postura del rock libre y sin prejuicios. Entendamos que la banda hace lo suyo y apunta a eso, sin meterse ni inmiscuirse en el tradicional rock nacional. Tal vez sea una banda de moda, pero recordemos que si es el caso, las modas son pasajeras, entonces que disfruten su momento, se lo merecen.

Antes que nada tengo que aclarar que no me gusta Tan Biónica. Creo que la primera vez que los escuché fue en la Rock ‘n’ Pop, cuando salió el tema Arruinarse y por un tiempo no escuché nada más de ellos. Sin embargo, me parece que hay un par de cosas a relucir sobre una de las bandas que más críticas recibe de aquellos que pretenden mantener la línea del stablishment del rock.

Si hay algo que Tan Biónica no es, es “careta”, un término que se puso de moda para aquellos que consideran que el rock tiene que ser barrial, con letras sociales o profundas. Justamente la banda no apunta a ese público, sus letras poperas están dirigidas para el público bolichero, los que prefieren la fiesta bailable. Con más rock que Miranda!, el grupo de Chano encontró en sus fans una generación perdida, que no se identificaba con el rock nacional clásico.

Luego del éxito de Canciones del Huracán, la banda creció a pasos agigantados, y Obsesionario hizo que crezcan tanto el número de seguidores como de críticas por aquellos que no aceptan que, a fin de cuentas, es de las bandas más originales de los últimos tiempos. Convengamos que no hay muchas bandas que apunten a la noche bolichera.

Sí, son básicos y sí, son comerciales, pero también es cierto que hoy por hoy, es una de las bandas más escuchadas del país debido a que justamente salieron del stablishment para hacer lo suyo, lo que llaman “el rock cheto”. Sin embargo aquellos que les gusta, justamente buscan eso. Hoy por hoy considero que son más caretas aquellos que creen que el rock tiene que tener un formato y si se sale del mismo no sirve.

Una cosa es criticar a la banda por como suenan, algo totalmente entendible. Ahora criticar a la banda por lo que es o para donde apuntan es bastante nocivo a la diversidad musical. Tal vez lo que más duele a aquellos que la critican es que es una de las bandas actuales que más lejos llegó fuera del país (recordemos que la banda tocó en el Rock in Río de Lisboa, Portugal el año pasado).

En fin, la idea de la editorial no es criticar a aquellos que son pero no dejan ser, sino defender la postura del rock libre y sin prejuicios. Entendamos que la banda hace lo suyo y apunta a eso, sin meterse ni inmiscuirse en el tradicional rock nacional. Tal vez sea una banda de moda, pero recordemos que si es el caso, las modas son pasajeras, entonces que disfruten su momento, se lo merecen.