Entrevistas

Suena Supernova: “Uno nunca deja de rendir exámen”

Antes de la presentación de "De Peces A Dragones", su último material, en La Trastienda, la banda charló mano a mano con Rock And Ball.

Suena Supernova
Suena Supernova

Suena Supernova es una banda que, pese a su juventud, ya ha dado pasos importantes. Vienen de grabar su segundo disco de estudio, De Peces a Dragones”, y lo presentarán en su tercer recital en La Trastienda. Antes de una fecha tan especial, charlamos con Leonardo Linares -voz-, Gonzalo Fernández -guitarra- y Leandro Verini -batería-.

RNB: Es la primera vez que van a tocar el disco nuevo entero, ¿cómo se preparan?

Gonzalo Fernández: Ensayando mucho. Hay muchas ideas nuevas que se van a ver reflejadas en el show.

Leo Linares: Sí, aparte estamos exigiéndonos, que eso está bueno. Hay algo que empezó a pasar, notamos que en el último tiempo nos está gustando expresarnos más en el escenario, hay artistas que hacen cosas. Entonces no es como que las canciones arrancan y terminan, son más teatrales. Estamos viendo también nosotros dónde podemos llegar en esa materia de tratar de hacer algo más por el show.

RNB: “De Peces a Dragones” arranca con “Peces” y termina con “Dragones”, ¿buscan contar una historia?

LL: Sí, hay un desarrollo entre lo que sucede más que nada entre las dos canciones. Esta vez las canciones son más viscerales, más nuestras y tal vez esas dos canciones es como que conversan. Esto habla del viaje y el desarrollo de uno y me parece que “Peces” es una canción más enojada, como que alguien diga “no, acá no me vas a venir a decir esto y aquello” y “Dragones” es una canción más como de aceptación, de “bueno, llegamos hasta acá” y está buenísimo.

RNB: ¿Después de La Trastienda ya tienen la pauta de cómo sigue el año?

LL: Que sea lo que dios quiera (risas).

LV: Tenemos la idea. Está hablado para tratar de ir al interior, llevarlo, hacer medios de allá que en el disco pasado nos quedó pendiente. La idea es tratar de salir con fechas nuevas, tratar de armar festivales o participar y estar.

RNB: En 2016 estuvieron en el Personal Fest, ¿buscan seguir por ese camino?

LV: El festival siempre está bueno, eso a medida que sale el disco van apareciendo esas cosas. Un poco la idea es después de La Trastienda ver qué pasa.

LL: Nos tomamos un año medio sabático para grabar el disco entonces ahora estamos de vuelta en la calle. Tal vez armar nosotros nuestros propios festivales, convocar bandas amigas y si podemos participar de festivales más grandes estaría buenísimo. No tenemos muchas reglas de qué hacer ahora, pero está todo asentado como para producir nosotros, onda “hagalo usted mismo”. Vamos a aventurarnos un poco a eso.

RNB: En eso de “hágalo usted mismo” ¿cuánta importancia tiene hacerlo con bandas amigas?

LL: Todo. Desde conocerse, relacionarse, unir fuerzas. La música cambió ya tres veces desde que nosotros estamos haciendo música y nos metimos como en el barro de verdad, hay que aprender a moverse en el nuevo océano.

GF: Es meterse en ese ambiente pop de bandas nuevas que hay ahora porque todos hacemos el mismo estilo. La idea es por ahí empezar a mezclar toda esa gente que conoce Lucas & The Woods y no conoce Supernova o conoce Supernova y no conoce Lucas & The Woods y juntarnos en un festival y que sumemos la gente.

LL: Sí, un montón de bandas.

GF: Se me vienen a la cabeza esas que hacen un estilo pop, que es lo que hacemos nosotros.

RNB: Hay varias bandas que vienen por ese costado del estilo musical y tuvieron muy buena recepción el último tiempo. Ustedes el CD anterior ya lo tocaron en lugares agotados, ¿de este actual ya tuvieron alguna recepción de la gente?

GF: La gente lo recibió bien.

LL: Hasta ahora lo que tenemos es redes sociales, la percepción de las redes sociales. Es muy interesante porque se empieza a hacer como un scoring de las canciones y entonces estamos en esa parte muy divertida que es ver qué canción pega más y cuál no. En líneas generales la recepción fue buenísima, más que el disco se demoró y los fans de la banda ya estaban como “dale”.

LV: Ahora arranca la etapa nueva que es el después del vivo. Está bueno esto de tener dos discos, podes armar un show variado y de hecho estamos armando una lista de temas que va a estar buena, generando distintos momentos en el show y creo que el proceso del vivo le va a dar un plus al disco. El que ya escuchó el disco y le gustó lo va a ver en vivo y le va a gustar.

RNB: ¿Cómo conviven los dos discos?

LL: A mí me gusta pensar los discos como etapas, lo que craneamos son como etapas, tampoco queremos mutar demasiado porque me gusta pensar en las trilogías entonces tal vez el próximo mute pero no tanto y después veremos. Lo que tratamos fue cambiar la forma de hacerlo, nos exigimos cambiar nuestro propio sistema pero yo los escucho y siento como que desarrollamos la manera en la sonamos pero no nos despegamos, seguimos siendo nosotros.

GF: Creo que hay canciones donde se nota mucho el parecido con el disco anterior porque quedaron muchas cosas y otras que es totalmente nuevo. Mismo la voz de él que tiene un timbre muy particular y te das cuenta quién es si lo conocés, entonces siempre lo trae un poquito más allá de que mutó. Las influencias cambiaron también, ahí está la diferencia.

RNB: ¿Qué los influyó para ese cambio?

GF: Las bandas, como cambió la industria de la música todo este tiempo que ahora es todo digital, con el primer disco la gente era más de comprar discos, quedaba algo pero ya no. Las influencias de bandas como Coldplay, The Killer, U2 que fueron las que guiaron el camino al sonido del primer disco y en este bandas como The 1975, Duran Duran que sacó un disco nuevo hace poco y tiene un audio tremendo, también tiene cosas medio ochentosas de sonidos que fuimos aplicando de otras épocas y los tratamos de meter ahora porque volvió mucho ese audio. Hay sonidos ochentosos y a la vez futuristas, esa es la diferencia entre el segundo disco y el primero.

RNB: ¿Las canciones anteriores las acoplan a estas nuevas?

LV: Es lo bueno de tocar los dos discos. A las otras canciones capaz las pasas un poco más para este lado porque estás tocando con los instrumentos y viene otra y las vas codificando un poco. Un poquito, tampoco van a escuchar otras versiones… de una sí.

RNB: Es adaptarlas un poco…

LL: Sí, como dijimos antes ese trabajo de laboratorio que hicimos es imposible de reproducir en vivo tal cual entonces hubo cosas que hubo que adaptar. Está buenísimo porque son dos etapas distintas, está la canción como la hicimos pulcra de albañil, pedazo por pedazo, y ahora la versión más sanguínea de “tomá, este es el tema, así lo podemos tocar”, son las dos etapas y nos encantan las dos.

Del sur del conurbano bonaerense, Suena Supernova buscará repetir grandes hazañas que ya conquistó en años anteriores como el paso por escenarios de renombre, galardones y salas con sold out. “De Peces a Dragones” será la carta con la que buscarán seguir creciendo el circuito emergente que posee el pop-rock actual

RNB: ¿Cómo fue la experiencia de estar nominados a los Premios Gardel?

LL: Fue impresionante cuando nos enteramos porque ni en nuestros sueños más locos lo esperábamos cuando hicimos ese primer disco y pasaron todas las cosas que nos pasaron. Lamentablemente lo perdimos pero nos vamos a llevar el día que nos nominaron que fue una fiesta que duró cuatro días sin parar y todo ese día. La ceremonia, la celebración, pensar la ropa que nos íbamos a poner; todo un acontecimiento del que jamás habíamos tenido precedente y entonces fue muy importante para nuestra carrera y nuestras vidas. Ahora lo que queríamos era hacer un disco que nos haga mejores, espero que sigamos por esa línea.

RNB: ¿Tienen otras formas artísticas preparadas más allá de lo musical?

LL: Estamos tratando de contarlo como en dos capítulos, ver si podemos trazar una historia a lo largo del show e ir dando vueltas con eso. Le vamos a poner un plus, ya lo tenemos craneado.

RNB: ¿Va a ser algo para este show puntual o va a acompañarlos?

LL: No sé si podremos llevar esta misma estructura.

LV: Este es particular. La Trastienda es un lugar que no tiene por ejemplo pantallas, por eso el público está prestando atención solamente a la canción y a la música. Después los lugares tenes festivales y shows tipo de teatro; en los de teatro este va a ser el formato. Nos pasa que no podemos tocar el otro disco entero entonces por ahí vamos rotando en los shows pero el formato va a ser igual, sólo que van cambiando las canciones y eso también está bueno. Hay que ver que pasa con lo de tocarlas por primera vez también, el viernes es clave y define todo, “che, este no lo hagamos más que la gente se emboló” o nos va a pasar que nos digan “no tocaste tal tema” y bueno, pero no podes tocar todo.

LL: Supongo que haremos una versión más palo y a la bolsa que tenga que ver con festivales y eventos donde uno tenga que tocar menos y este será el esqueleto del show de teatro.

RNB: ¿Tienen preferencia entre los shows íntimos y los de festivales?

LL: A mí este tipo de shows más íntimos me gustan más, son especiales.

GF: Tiene una magia estos shows que son sólo tuyo. Cuando estas en un lugar como La Trastienda que tenes 400 personas que vienen a verte a vos, a escuchar tus canciones que es algo que nosotros empezamos a hacer recién en 2016 a esta escala, todavía es nuevo para nosotros, la adrenalina no se perdió.

LL: Yo le encuentro un sabor de fiesta. Nosotros no le tenemos miedo a la gente que no nos conoce, entendemos que nos juzguen y tenemos que romper esas barreras. Es parte de lo que hacemos al momento de lo que tenemos como banda y está bueno, requiere una energía especial tocar en un festival donde no te conoce todo el público. Ahora este tiene un sabor de fiesta porque toda la gente que está ahí es la que te vino a ver y a celebrar la música que hacemos. Es algo más de disfrutarlo juntos, de festejar; lo otro requiere de una energía de “acá estoy, esto es lo que hago, espero que te guste”.

LV: Claro, no es por ahí tanto ganarte el fan sino que es disfrutarlo juntos.

RNB: ¿Esperan que el CD les permita romper esas barreras?

LL: Yo creo que uno nunca deja de rendir exámen, hasta con nosotros mismos. No nos sirve ser más grandes si no somos mejores, tenemos esa frase instalada. Queremos que el disco nos abra las puertas porque queremos abir puertas y es probable que siempre tengamos que hacerlo, porque donde nos empecemos a conformar vamos a ir para atrás y nos da un poco de miedo eso.

RNB: ¿Las otras experiencias en La Trastienda cómo las vivieron con la gente?

LL: Yo recuerdo que la primera fue muy emocionante porque era la primera vez que llegamos a un teatro en el que yo creo que cualquiera que se aprecie debería tocar por lo menos una vez en La Trastienda. Era muy importante para nosotros llegar ahí y fue muy emocionante, había una sensación entre nosotros y la gente de “llenamos una Trastienda”. La segunda fue una especie de celebración, tenía otra energía pero buenísimas las dos. Igual la primera tenía mucho de energía de abrazarnos al final, de saltar, de visión de poder hacerlo bien y medirnos frente a las circunstancias.

GF: En la primera al final la gente siguió como diez minutos aplaudiendo, fue increíble y creo que entendían lo que estaba pasando de que llegar ahí no era fácil. Antes de salir ahí estábamos como si no hubiéramos tocado nunca, era terrible pero por suerte al cuarto tema ya te vas soltando y ves la energía que te tiran y te querés comer la cancha.

LL: La segunda fue más rutinaria, más celebración, la joda de despedida del disco.

RNB: Ya tocaron en La Trastienda dos veces, ¿buscan asentarse o es un lugar donde se sienten cómodos?

LV: El disco anterior tuvimos la suerte de poder cerrarlo en La Trastienda, entonces medio que dijimos “pongamos km 0, hace mucho que no venimos tocando, presentemos el disco y arranquemos a partir de acá”. La Trastienda es un lugar que nos gusta, estamos cómodos, se da la posibilidad de tener la gente bien cerca.

LL: Requiere un esfuerzo también.

LV: Sí, requiere un esfuerzo pero estamos armando un show que estaba bien como para arrancarlo ahí.

LL: Claro, estamos tratando de ponerle una energía al show que tiene mucho sentido en La Trastienda.

RNB: ¿Influye la vida personal y social para armar el disco o es puramente musical?

LL: Tiene mucho que ver

GF: En este mucho más.

LL: En este disco yo atravesé situaciones en estos tres años, bah todos pero en situación de letras se me dio muy personal y tuve la posibilidad de viajar y absorver cosas, entonces como que es inevitable. Logramos separar lo musical de las influencias y los sonidos que queremos abordar pero después hay una cosa de sentirnos nosotros mismos, somos seres humanos que no podemos evitar que nos pasen cosas, entonces cuando estamos tristes escribimos baladas y cuando tenemos ganas de voltear una pared vamos a escribir otro tipo de canciones pero va a salir de adentro.

RNB: ¿Y la idea con este nuevo CD es tocarlo mucho?

LL: Sí, a nosotros nos gusta mucho tocar en vivo. La música es una expresión en vivo y nos preparamos para eso. Grabar los discos tiene que ver con etapas, cosas que uno puede hacer aparte de hacer música pero nos encanta tocar en vivo así que la idea es salir a dar vueltas por todos los lados que se pueda. Ahora estamos muy abocados a esta Trastienda que es la carta de presentación de esta nueva etapa, una especie de destapar la olla y decir “acá estamos” y veremos eso qué nos trae.

RNB: ¿Salir a mostrar el CD mismo lo ven como crecimiento profesional?

LL: Sí, si uno se pone en estado receptivo absorve de todos lados. Yo me fui de viaje por suerte en un plan de vacaciones, otro antes en plan de abrirme la cabeza y otro de vacaciones donde conocí mucha gente, situaciones de otro mundo al otro lado del planeta. Empecé a vivir realidades que fueron muy nutritivas para contarlas en las canciones, la primera vez me fui quince días a España y volví con tres canciones que les dije “che, tengo esto” y ellos absorvieron las ideas y fuimos para adelante. Ese mismo día en la sala él por ahí tenía un arreglo y grabamos dos o tres cositas y empezamos a armar una canción que salió como armar un rompecabezas. Fuimos muy receptivos y creo que esa es la temática de este disco, el viaje, porque nos pasó de todo en estos tres años.

RNB: ¿Ese es el modo usual de trabajar las canciones?

GF: Eso depende, va cambiando. Por ejemplo “Peces” que es la que más años tiene de este CD se cortó con todas las tijeras, nos ayudó el productor sobre cómo tenía que ir la canción y le entendimos todos a dónde había que apuntar y quedó.

LV: Por ahí tiene que ver con los momentos. Cuando estábamos cerrando el disco anterior empezamos con lo que hoy es “Música por fin” que es una de las canciones por ahí más polenta del disco, que en ese momento era un montón y se la mostramos al productor para el primer disco y en ese momento como que no le llamó la atención. Nosotros la canción la teníamos de una manera y después crecimos, cambiamos, la terminas volviendo a armar y por ahí sale algo nuevo que es una bomba y lo quiero tocar en vivo ya. Nos pasa con un montón de canciones, por ahí algunas que quedaron afuera de este y mañana les encontrás la vuelta de otra manera.

LL: La única cosa que hicimos fue cambiar el sistema. Antes lo guitarreamos más, más banda tradicional y esta vez lo trabajamos más en el laboratorio. Buscamos ser más pulcros con los sonidos, los arreglos, no dejar ningún pasaje librado al azar, fue un trabajo más minucioso que estuvo bueno porque antes no lo habíamos hecho así.

RNB: ¿Fue una decisión de ustedes trabajarlo así?

LL: Sí, sí. La idea era incomodarnos y se brindó la posibilidad de las programaciones y cambiar un poco los sonidos, por ejemplo yo en este disco no toqué ninguna guitarra. La idea es sacarme ese papel de ser otro guitarrista y que sólo se exprese Gonzo.

GF: También nos fuimos armando, armamos nuestro estudio y nos fuimos equipando más o menos bien como para después grabar más pro.

LL: En nuestro estudio no podemos grabar baterías entonces las trabajamos más digitales y después cuando fuimos a grabar bata de verdad sumamos la anterior con esta y lo dejamos así, fue más de laboratorio.