“La llevo como puedo”, es lo primero que dice entre algunas risas, sobre estos meses de encierro Silvina Moreno. Aunque inmediatamente aclara: “uno se queja, pero hay gente que la está pasando mal”. Silvina escribe y canta sobre lo que siente, sobre lo que pasa en su ser y en su alrededor. Y también habla de esa manera, en este caso, en el Instagram Live de Rock ‘N Ball.

Hace unos días, realizó un recital vía streaming con entrada paga, justamente para ayudar a los que no la están pasando bien. “Me dio vértigo. Una cosa es hacer vivos y otra cobrar un ticket, y que valga lo que la gente pagó. Por suerte, se recaudó un montón”, explica. Además, cuenta que todo lo que se juntó será donado a el comedor comunitario “El Lucero”.

Lleva cuatro discos editados, y muchas de sus canciones le llegan en medio de su vida cotidiana: “Me surgen ideas en la cocina, cuando me estoy bañando o cepillándome los dientes. Tengo notas de audio con el ruido de la ducha detrás, con el shampoo en la cabeza, para que no se me vaya la idea”.

Su manera de componer y crear siempre está ligada a sus sentimientos. “No dejo de hablar de mi vida y ser súper egocéntrica”, dice al mismo tiempo que larga una carcajada. “Ninguna de las historias que cuento son inventadas, son reales. Pero a veces le agrego sentimentalismo”, cuenta.

En sus últimos trabajos, fue abriendo el abanico musical y las melodías: “Dentro del pop, me gusta jugar con eso. Lo copado de ser cantautora es que es muy versátil lo que hago, puedo coquetear con otros géneros y no casarme con una etiqueta”. Así fue que logró una cumbia chicha con “Frío en los pies”, idea de Eduardo Cabra (ex Calle 13, productor de “Sofá”); o un candombe afro-beat con “Esperanza”, pensado junto a Nico Cotton (productor de “Herminia”).

En este último caso, la canción contó con las voces de la murga uruguaya Agarrate Catalina. “Verlos en el estudio, cuando eso te lo habías imaginado una semana atrás en la cocina de tu casa, es un flash”, describe asombrada del camino que lleva transitado.

Ese recorrido que la hizo telonear a Gilberto Gil, Alicia Keys o a Ed Sheeran, entre otros. “Son experiencias increíbles, que las siento como una palmada en la espalda”, define.

Por último, señaló: “Hay días que pienso ‘¿Qué estoy haciendo? Estoy perdiendo el tiempo’. Pero creo que es importante frenar, agradecer y entender que uno viene bien”. Vaya si va bien, basta con mirar la calidez expresada en sus palabras y en su música.