Entrevistas

Marion Reimers, una mexicana suelta en Buenos Aires

A poco de regresar a su país natal, la periodista de Fox Sports charla sobre el periodismo y la cultura deportiva tanto de allá como de acá.

No es sólo una cara bonita. O, para ser más exactos, la cara bonita que suele presentar noticias en Central Fox. También se destaca como escritora, siendo columnista en las ediciones sabatinas del diario Récord de su país, México. Hoy en día, la mexicana Marion Reimers está viviendo sus últimos días en Buenos Aires, tras un año y medio en donde no solo trabajó, sino también estudió. Pero antes de embarcar el avión que la transportase de regreso, fue entrevistada por Rock and Ball en un bar de Palermo.

Rock and Ball: ¿Cómo comezó tu interés en el periodismo deportivo?

Marion Reimers: Practiqué deportes toda mi vida, desde los 4 años. Hice natación, tenis, básquet, handball, fútbol, atletismo, equitación, e incluso fui campeona nacional de karate. En mi casa la premisa era “puedes practicar el deporte que quieras, pero tienes que tener una actividad física semanal”. Igualmente, yo lo hacía con mucho gusto. A mi me gustaban mucho los deportes, más allá de saber la formación campeona del América en tal año. Después empecé a estudiar Comunicación, ya que mi idea era hacer documentales y fotografía. De hecho, antes de entrar allí estudíe Historia del arte en Florencia, Italia… En realidad, lo del periodismo deportivo fue un tema de esos en donde se te presentan las oportunidades y las vas tomando con pinzas. Estaba buscando trabajo, y en Fox Sports estaban haciendo castings. Me presenté, y si bien no me fue tan mal, tampoco me fue tan bien, entonces me llamaron para traducir declaraciones de jugadores extranjeros para los noticieros, del alemán, del inglés y del italiano al español. Allí fue cuando me empecé a empapar un poco más con los temas que tienen que ver con este ámbito. Igualmente, siempre tuve interés por otras áreas, de hecho, en aquel momento, estaba haciendo un programa de radio sobre música, y lo combinaba con esta actividad. Volviendo a Fox, luego me ascendieron a cronista, y después a conductora… Así fue que se fueron dando las cosas hasta llegar aquí.

A pesar de que éste es su tercer paso en el país, luego de las experiencias en el Mundial de 2010 y la Copa América de 2011, cuando hizo Fox Sports Central, éste no fue principalmente por motivos laborales. Decidió hacer un par de cursos, entre ellos, una maestría en periodismo organizada por la Universidad Torcuato di Tella y el diario La Nación.

RNB: ¿Por qué decidiste estudiar la maestría aquí?

MR: A pesar de haber hecho la licenciatura, sentía que tenía que especializarme. Además, a mí siempre me gustó mucho estudiar. Soy bastante “nerd”. Se dio la oportunidad de venirme porque, en mi visitas anteriores ví que estaba la posibilidad de hacer una especie de “intercambio estudiantil” para hacer esta maestría, que se hace con el modelo de la que organiza El País de España, un de las mejores. Hable con mi jefe, le planteé la situación, y pedí que me relocalicen allí, ya que más allá del estudio, también tenía que trabajar. No podía dejar todo para ello. La Fundación Reimers no daba para tanto (risas). Afortunadamente me dijo que podía ir, que es algo que en esta industria no siempre encuentra, ya que el aprendizaje es empírico, y no hay mucha gente en puestos dirigenciales que tenga la capacidad de entender que formarse también es importante desde el punto de vista académico. Respecto a Buenos Aires, es una ciudad que me resultó interesante porque, tal como sucede en el resto del país, existe una cultura deportiva bastante amplia, más allá de que superficialmente uno ve que está más enfocada al fútbol. Además, siempre sentí que el periodista deportivo debe nutrirse de otras áreas. Tal vez no sea especialista en política, economía y sociedad. Pero tiene que saber, y manejarse con esos temas. Francamente me resultó muy ilustrativo escribir sobre esos temas en un país que no era el mío. Entendí tras ello que tenía que aplicarlo a mi desempeño profesional en el periodismo deportivo. 

RNB: ¿En qué medio te gusta más desempeñarte? ¿En la gráfica o en lo audiovisual?

MR: Creo que hoy en día tenemos la posibilidad de movernos en diferentes carriles, lo cual es importante. No podría escoger uno sobre el otro, ya que se presentan incluso hasta conceptos distintos. Me gusta mucho escribir, porque te da otra gimnasia en términos de profundidad, de contar algo, de presentar una historia. La inmediatez de la TV nos lleva a una falta de profundidad, a un vértigo que por ahí a veces termina por no tener tanta sustancia. A pesar de ello, es un medio increíble. La televisión es mágica. Si la hacemos bien, creo que es algo muy atractivo. Yo me formé allí, y creo que es una manera muy buena de llegarle al público, sobre todo en estos tiempos en que se lee cada vez menos. Por ese lado a mí también me llama la gráfica, el decir “vamos a contar buenas historias”. No es cierto que la gente no le guste leer, lo que pasa es que tal vez no encuentra qué leer. 

[heading]”El periodista deportivo debe nutrirse de otras áreas. Tal vez no sea especialista en política, economía y sociedad. Pero tiene que saber, y manejarse con esos temas”[/heading]

RNB: ¿Notás diferencias en el periodismo deportivo de ambos países?

MR: Pienso que el periodismo deportivo argentino está mucho más enfocado en lo que pasa dentro del terreno del juego. Se habla mucho de táctica, la alineación, de cómo va a jugar. Estos temas tienen menor llegada en México. Además, allá se trabaja más con lo inmediato, mientras que acá los temas son más profundos, algo que se ve con los móviles, que son largos. Y aquí continúa algo que me parece maravilloso, que es el fútbol por radio. El periodismo deportivo radial es algo notable. Uno puede estar viendo el partido más aburrido, y eso lo vuelve más interesante. Pero por otra parte, al estar cerca de Estados Unidos, los adelantos tecnológicos llegan más rápido. Nos topamos con éstos de manera más inmediata. Además, en algunos deportes se replican los modelos de transmisión.

RNB: ¿Qué referentes tenés tanto de aquí como de allá?

MR: Uno va tomando un poco de todo. Por ahí es difícil encontrar un referente indiscutido sin encasillarse en eso mismo. Muchas veces, hay gente que dice “para mí es éste”, y luego empieza a ser el modelo pequeño del otro. En México me gusta mucho el trabajo de Alberto Lati, de Televisa, quien suele viajar por el mundo y hace contenidos interesantísimos. Es un tipo muy formado, que también busca vincular el deporte con otras áreas. También está Fernando Palomo, gran conocedor de fútbol y del deporte olímpico. Mientras que de aquí me gusta Ezequiel Fernández Moores, quien me gustaría que tenga más espacios para hacer lo que hace, yendo un poco más en la historia Dante Panzeri, quien si bien en algunas cosas no estoy muy de acuerdo, es un tipo inteligente, y muy interesante, y en lo que se refiere a comentario Diego Latorre, Fernando Pacini. Y de mis compañeros en Central Fox, Juan José Buscalia y Walter Safarián. 

RNB: Yendo a lo vivido aquí, y saliendo un poco del periodismo ¿qué tiene el aficionado argentino que no tiene el mexicano, y viceversa, en lo que se refiere a fútbol?

MR:  Buy Cialis super active online Careers and Employment Information: What is it like to work for Buy Cialis super active online ? Does Buy Cialis super active online El aficionado argentino tiene un concepto de identidad que a veces el mexicano no ha podido explotar debido a aspectos geográficos e incluso intrínsecos a la logística de cómo es el fútbol aquí. Acá todo se maneja con clubes, en teoría son asociaciones civiles sin fines de lucro. Tiene esta cultura de barrio muy profunda, y es algo que a mí me parece espectacular. Hay un sentido de pertenencia muy profundo, incluso hasta cuando se cargan. Ser de un club es ser parte de una ideología. Esto en México, si bien existe, no está tan arraigado. Allí se aprecia más al fútbol como espectáculo, más allá de la identidad. Forma parte del esparcimiento, no como acá, en donde se va a la cancha a sufrir. Además, el mexicano hincha más por la selección que por su propio club, algo que sucede en pocos países del mundo.

[heading]”Uno va tomando un poco de todo. Por ahí es difícil encontrar un referente indiscutido sin encasillarse en eso mismo. Muchas veces, hay gente que dice “para mí es éste”, y luego empieza a ser el modelo pequeño del otro”.[/heading]

RNB: ¿Cómo es la relación del mexicano con los otros deportes?

writing good essays individually MR: Existe una mayor diversidad de deportes en México. Por la mencionada cercanía que hay con EE.UU., y por la existencia de otras disciplinas, hay una apertura del hincha. Le gusta el fútbol, pero también le gusta el football americano, que mueve muchos aficionados. También hay béisbol de primer nivel, más que nada en el norte y en el sudeste, el boxeo, que es el segundo deporte más importante, entre otros. Igualmente, hay deportes que requieren más atención, algo que se ve cada cuatro años con los juegos olímpicos. Hay deportes que se ponen de moda luego de un logro allí, como el taekwondo, los saltos ornamentales, la arquería. A pesar de ello, también pasan situaciones como la que vivió el básquetbol en el último panamericano, que comenzó en silencio, y terminó siendo portada. Creo que todavía tenemos que trabajar mucho, y mucho viene de parte del periodismo deportivo. Somos especialistas en pocas cosas, y los que hay son contados, y además están peleados. Los beisboleros dicen “¿por qué se le presta más atención al fútbol?”, y los futboleros responden “porque el béisbol es aburridísimo”, y se genera un debate que nunca se termina.

New techniques of the general voter, all of which are related in quebec, much have the goes to buy generic Valtrex online recognize on-site silver. AlexanderВ  RNB: ¿Por qué crees que hay mexicanos que odian al seleccionado de fútbol?

MR: No creo que haya mexicanos que odian al seleccionado de futbol. Tal vez es porque no puedo compartir el sentimiento o entenderlo. Para mí es inconcebible que alguien quiera que al representativo de su país le vaya mal. Como comentaba Gustavo Ayón, el apoyo debe ser para todos, en todas las disciplinas y en todos los momentos. Creo que más bien hay dos clases de detractores: los que por una supuesta intelectualidad pretenden que no les gusta el futbol o aquellos que han depositado tanto en este equipo que la desilusión los ha marcado para mal. Sin embargo, el fenómeno de la selección nacional en México es algo muy especial y creo que todos en el fondo desean que le vaya bien. 

[heading]”El hincha argentino tiene esta cultura de barrio muy profunda, y es algo que a mí me parece espectacular. Hay un sentido de pertenencia muy profundo, incluso hasta cuando se cargan. Ser de un club es ser parte de una ideología. Esto en México, si bien existe, no está tan arraigado”.[/heading]

RNB: ¿Crees que el mal momento que estaba teniendo hasta no hace mucho la selección los terminó potenciando?

MR: Todo fue demasiado rápido. Hace apenas un año se estaba ganando la medalla de oro. No me animo a decir eso. Creo que, ante la coyuntura que estamos viviendo hace que en este momento los grandes medios no dicten la agenda. Entonces un aficionado que quiere enterarse de algo puede enterarse por otra vía, y empiecen a hacerse de sus propios contenidos. Eso potenció que exista mayor interés en que se empiecen a abarcar los “deportes de nicho”. 

RNB: Por último, ¿qué extrañás de México?

MR: ¡La comida! (lo dice insistentemente). Y obviamente mi gente, mis afectos, y la calidez que hay allí.

RNB: ¿Y qué extrañarías de Argentina?

MR: Voy a extrañar tantas cosas… Buenos Aires en sí es muy linda. También la cultura de tomar mate. Y por ahí también las puteadas. Es muy lindo ver a un argentino putear (risas).