Entrevistas

Entrevista a la Bomba de Tiempo: “Esto es como el Barcelona, no se hizo de un día para otro”

Rock ‘N Ball tuvo el placer de entrevistar a Juan Pablo Francisconi (tambor piano) y Lucas Helguero (quinto), de La Bomba de Tiempo. Este grupo de percusión ya tiene casi 6 años de vida, durante los cuales tocaron todos los lunes ininterrumpidamente en la Ciudad Cultural Konex, creando una especie de “ritual” en la noche porteña. De movida nos ofrecen coca o cerveza, pero pasamos. Hay que mantener el lugar de periodista serio que supuestamente somos. “Entonces, vos ya viste a la Bomba?”, nos preguntan. Yo respondo que no, mi compañero dice que sí, y agrega que su hermano va todos los lunes.

-Ah, fanático total.

RNB: Sí, en realidad aprovecha para salir con los amigos y tomar algo. Aprovecha…

-Claro, pasa que además no hay muchas chicas lindas...

RNB: Obvio, olvidate. Ninguna turista! (Risas)

-Los únicos que hablamos castellano somos nosotros, y nos comunicamos por señas (risas). Hablando en serio, en un toque charlé con una chica de Estocolmo, Suecia, y la mina me dijo que dos meses antes de venirse a Buenos Aires, ella ya sabía que iba a ir todos los lunes a vernos, ya conocía todo.

La Bomba, una explosión de energía y ritmo.

RNB: Es que mucha gente joven, turista, viene a Buenos Aires sabiendo de la movida que tiene de noche. Vos podés salir de lunes a lunes, y siempre vas a encontrar algo. Hay un montón de gente que va a verlos de una y, más allá de La Bomba, conoce la movida del Konex, y que no importa lo que haya, sabe que hay algo y va.

Lucas: Está muy bueno, es un lugar único en la ciudad. Es bastante céntrico y, justamente, lo que escasea son espacios para manifestaciones artísticas así, donde de pronto hay mucha gente y necesitás un lugar grande. Es una ciudad cultural única, un lugar muy lindo.

RNB: Y cómo hacen para organizarse los ensayos siendo tantos? Y sabiendo además que quizás no todos viven de la Bomba, tienen otros trabajos, tienen sus familias…

L: Nosotros empezamos ensayando los lunes, en el mismo horario en el que estamos tocando, que ya es un clásico. Arrancamos ensayando durante ocho lunes, y el noveno encuentro directamente fue en el Konex. A partir de ahí, ese encuentro se constituyó en un concierto o recital, o una rave de alguna manera, y decidimos hacer otro encuentro semanal para poder seguir trabajando nuestro código de señas, y aceitar ese lenguaje para que la música fluya mucho mejor. Entonces empezamos a encontrarnos los miércoles durante 6 horas. Al principio, los lunes eran como un ensayo con público, sobre todo cuando recién arrancamos, que nos permitíamos hablar con el público y contar lo que estábamos haciendo, estaba todo bastante desnudo, incluso sin mucha técnica, sin mucho sonido. Pero después de cuatro o cinco lunes de tocar, nos dimos cuenta que necesitábamos otro espacio con más intimidad para poder seguir trabajando, y de ahí salieron los juntes de los miércoles.

Juan Pablo: Además de lo que dice Lucas, no te olvides que todos nosotros laburamos de la música, no hacemos ninguna otra actividad. La Bomba es una de las cosas que hacemos, pero después cada uno tiene su proyecto, tocamos con otra gente. Pero siempre laburamos de eso, entonces ensayar es parte del trabajo del músico en sí, así que es bastante natural poder congeniar y ensayar, y más para un motivo como es La Bomba, que está buenísimo y va super lindo.

RNB: Sobre la relación con el Konex en esos primeros meses: les prestaban el lugar, los ayudaron con la difusión? Mantienen esa buena relación?

L: Al principio sí, estuvo el ofrecimiento de si queríamos hacer algo. Creo que, de hecho, el proyecto nació teniendo ese ofrecimiento, así que nos sentimos muy cómodos desde un principio. Si bien La Bomba es un grupo absolutamente independiente, la relación que tenemos con Ciudad Cultural Konex es que ellos son los dueños de casa. Como dijimos recién, de un lugar único y muy lindo, y nosotros tenemos el grupo que queremos tener, pero no tenemos la casa donde hacerlo, así que es como cualquier acuerdo que puedas tener. A lo largo de estos casi 6 años la relación ha ido creciendo con la gente del lugar y nos han tratado muy bien y estamos muy cómodos. Y por eso seguimos.

La Bomba, a full.

RNB: Están tocando en el Konex los lunes, los domingos en el Tigre, ahora van a estar en la Clandestina, y siempre les sale alguna otra fecha más entre semana. ¿Cómo van llevando ese ritmo? ¿No llega un momento en el que se cansan o se sienten agotados?

JP: Depende el momento del año... Pero igual. La gente quizá tiene la fantasía de que nos cansamos por el constante movimiento físico que tenemos cuando tocamos, pero no pasa. Cuando estás todos el día tocando, ya se vuelve cotidiano, es parte de la forma de vida de uno y es totalmente natural. Aparte de las fechas que vos comentabas, hemos estado saliendo todo el año para Rosario, Córdoba, Mendoza, Santa Fe, Mar del Plata. La Bomba se va expandiendo de a poquito con esto de "Fiesta Bomba", que es una idea producida desde la misma banda, y la verdad que viene resultando muy lindo en todos lados, porque no sólo es el toque de la Bomba, sino que después es fiesta. Estuvimos también en Auditorio Oeste, así que de a poco se van abriendo algunas puertitas y así en todos los lugares se va dando a conocer, dejó de ser tan local, tan porteño. Y a todos lados donde vamos está buenísimo, y siempre que viajamos con nuestros proyectos paralelos nos conocen y nos preguntan por la Bomba. Entonces en un punto es como que de a poquito se va abriendo y más que estar cansados estamos contentos. Poder realizar la actividad  que a vos te gusta o que estudiaste para hacer, y que encima te lo reconozcan, es impagable, así que no te podes dar el lujo de agotarte o cansarte. Es más, tenes que estar siempre con la mejor onda, todo el tiempo.

RNB: ¿Nunca se les ocurrió salir especialmente de gira? Por darte un ejemplo, ahora en enero y febrero ir a la costa y dejar el Konex por uno o dos meses…

L: Estuvimos saliendo para Mar del Plata un verano, creo que fue durante el 2007 o 2008 que fuimos todos los jueves de enero, y tocábamos en Abbey Road. Pasa que el grupo estaba en otro momento, no había crecido tanto ni a nivel convocatoria ni artístico. Nosotros hoy en día tenemos una cantidad X de horas de tocar juntos, y eso hace que nos comuniquemos tan rápidamente arriba del escenario cambiando los ritmos y creando, y eso antes no lo teníamos y tardábamos más en construir las cosas. Por ejemplo, una vuelta fui a Uruguay a dar un seminario con los murgueros de allá, y escuchaba al trío de percusión de una batería y les decía: “no puedo creer que toquen tan juntos y tan prolijo, parecen un solo baterista!”. Y ellos me decían (pone voz gruesa, como imitando) “y ‘tá, nosotros hace 10 años que tocamos juntos” (risas). Y claro, tenían razón. Eso te lo da el escenario, es como el Barcelona: un equipo así no se hizo de un día para el otro. Y la Bomba es un buen trabajo en equipo, no un equipo que trabaja. Nos queremos y nos admiramos todos mutuamente, cada uno se especializa en alguna cosa de la percusión y es muy nutritivo para todos.

JP: Sí, nos queremos mucho. Eso sí, todavía no hubo besos en la boca.

L: No que vos recuerdes. (risas) Recordamos a nuestros lectores que La Bomba de Tiempo se estará presentando hoy, domingo 26 de enero, en la Fiesta Clandestina en Groove, que también será fiesta de la espuma. Además, todos los lunes están en la Ciudad Cultural Konex (Sarmiento 3131), y los domingos en el Anfiteatro Niní Marshall (Tigre).

Rock 'N Ball agradece la colaboración de Nicolás Lopez Becerra, de Mi Drockga, en la realización de la nota.

Rock ‘N Ball tuvo el placer de entrevistar a Juan Pablo Francisconi (tambor piano) y Lucas Helguero (quinto), de La Bomba de Tiempo. Este grupo de percusión ya tiene casi 6 años de vida, durante los cuales tocaron todos los lunes ininterrumpidamente en la Ciudad Cultural Konex, creando una especie de “ritual” en la noche porteña. De movida nos ofrecen coca o cerveza, pero pasamos. Hay que mantener el lugar de periodista serio que supuestamente somos. “Entonces, vos ya viste a la Bomba?”, nos preguntan. Yo respondo que no, mi compañero dice que sí, y agrega que su hermano va todos los lunes.

-Ah, fanático total.

RNB: Sí, en realidad aprovecha para salir con los amigos y tomar algo. Aprovecha…

-Claro, pasa que además no hay muchas chicas lindas…

RNB: Obvio, olvidate. Ninguna turista! (Risas)

-Los únicos que hablamos castellano somos nosotros, y nos comunicamos por señas (risas). Hablando en serio, en un toque charlé con una chica de Estocolmo, Suecia, y la mina me dijo que dos meses antes de venirse a Buenos Aires, ella ya sabía que iba a ir todos los lunes a vernos, ya conocía todo.

La Bomba, una explosión de energía y ritmo.

RNB: Es que mucha gente joven, turista, viene a Buenos Aires sabiendo de la movida que tiene de noche. Vos podés salir de lunes a lunes, y siempre vas a encontrar algo. Hay un montón de gente que va a verlos de una y, más allá de La Bomba, conoce la movida del Konex, y que no importa lo que haya, sabe que hay algo y va.

Lucas: Está muy bueno, es un lugar único en la ciudad. Es bastante céntrico y, justamente, lo que escasea son espacios para manifestaciones artísticas así, donde de pronto hay mucha gente y necesitás un lugar grande. Es una ciudad cultural única, un lugar muy lindo.

RNB: Y cómo hacen para organizarse los ensayos siendo tantos? Y sabiendo además que quizás no todos viven de la Bomba, tienen otros trabajos, tienen sus familias…

L: Nosotros empezamos ensayando los lunes, en el mismo horario en el que estamos tocando, que ya es un clásico. Arrancamos ensayando durante ocho lunes, y el noveno encuentro directamente fue en el Konex. A partir de ahí, ese encuentro se constituyó en un concierto o recital, o una rave de alguna manera, y decidimos hacer otro encuentro semanal para poder seguir trabajando nuestro código de señas, y aceitar ese lenguaje para que la música fluya mucho mejor. Entonces empezamos a encontrarnos los miércoles durante 6 horas. Al principio, los lunes eran como un ensayo con público, sobre todo cuando recién arrancamos, que nos permitíamos hablar con el público y contar lo que estábamos haciendo, estaba todo bastante desnudo, incluso sin mucha técnica, sin mucho sonido. Pero después de cuatro o cinco lunes de tocar, nos dimos cuenta que necesitábamos otro espacio con más intimidad para poder seguir trabajando, y de ahí salieron los juntes de los miércoles.

Juan Pablo: Además de lo que dice Lucas, no te olvides que todos nosotros laburamos de la música, no hacemos ninguna otra actividad. La Bomba es una de las cosas que hacemos, pero después cada uno tiene su proyecto, tocamos con otra gente. Pero siempre laburamos de eso, entonces ensayar es parte del trabajo del músico en sí, así que es bastante natural poder congeniar y ensayar, y más para un motivo como es La Bomba, que está buenísimo y va super lindo.

RNB: Sobre la relación con el Konex en esos primeros meses: les prestaban el lugar, los ayudaron con la difusión? Mantienen esa buena relación?

L: Al principio sí, estuvo el ofrecimiento de si queríamos hacer algo. Creo que, de hecho, el proyecto nació teniendo ese ofrecimiento, así que nos sentimos muy cómodos desde un principio. Si bien La Bomba es un grupo absolutamente independiente, la relación que tenemos con Ciudad Cultural Konex es que ellos son los dueños de casa. Como dijimos recién, de un lugar único y muy lindo, y nosotros tenemos el grupo que queremos tener, pero no tenemos la casa donde hacerlo, así que es como cualquier acuerdo que puedas tener. A lo largo de estos casi 6 años la relación ha ido creciendo con la gente del lugar y nos han tratado muy bien y estamos muy cómodos. Y por eso seguimos.

La Bomba, a full.

RNB: Están tocando en el Konex los lunes, los domingos en el Tigre, ahora van a estar en la Clandestina, y siempre les sale alguna otra fecha más entre semana. ¿Cómo van llevando ese ritmo? ¿No llega un momento en el que se cansan o se sienten agotados?

JP: Depende el momento del año… Pero igual. La gente quizá tiene la fantasía de que nos cansamos por el constante movimiento físico que tenemos cuando tocamos, pero no pasa. Cuando estás todos el día tocando, ya se vuelve cotidiano, es parte de la forma de vida de uno y es totalmente natural. Aparte de las fechas que vos comentabas, hemos estado saliendo todo el año para Rosario, Córdoba, Mendoza, Santa Fe, Mar del Plata. La Bomba se va expandiendo de a poquito con esto de “Fiesta Bomba”, que es una idea producida desde la misma banda, y la verdad que viene resultando muy lindo en todos lados, porque no sólo es el toque de la Bomba, sino que después es fiesta. Estuvimos también en Auditorio Oeste, así que de a poco se van abriendo algunas puertitas y así en todos los lugares se va dando a conocer, dejó de ser tan local, tan porteño. Y a todos lados donde vamos está buenísimo, y siempre que viajamos con nuestros proyectos paralelos nos conocen y nos preguntan por la Bomba. Entonces en un punto es como que de a poquito se va abriendo y más que estar cansados estamos contentos. Poder realizar la actividad  que a vos te gusta o que estudiaste para hacer, y que encima te lo reconozcan, es impagable, así que no te podes dar el lujo de agotarte o cansarte. Es más, tenes que estar siempre con la mejor onda, todo el tiempo.

RNB: ¿Nunca se les ocurrió salir especialmente de gira? Por darte un ejemplo, ahora en enero y febrero ir a la costa y dejar el Konex por uno o dos meses…

L: Estuvimos saliendo para Mar del Plata un verano, creo que fue durante el 2007 o 2008 que fuimos todos los jueves de enero, y tocábamos en Abbey Road. Pasa que el grupo estaba en otro momento, no había crecido tanto ni a nivel convocatoria ni artístico. Nosotros hoy en día tenemos una cantidad X de horas de tocar juntos, y eso hace que nos comuniquemos tan rápidamente arriba del escenario cambiando los ritmos y creando, y eso antes no lo teníamos y tardábamos más en construir las cosas. Por ejemplo, una vuelta fui a Uruguay a dar un seminario con los murgueros de allá, y escuchaba al trío de percusión de una batería y les decía: “no puedo creer que toquen tan juntos y tan prolijo, parecen un solo baterista!”. Y ellos me decían (pone voz gruesa, como imitando) “y ‘tá, nosotros hace 10 años que tocamos juntos” (risas). Y claro, tenían razón. Eso te lo da el escenario, es como el Barcelona: un equipo así no se hizo de un día para el otro. Y la Bomba es un buen trabajo en equipo, no un equipo que trabaja. Nos queremos y nos admiramos todos mutuamente, cada uno se especializa en alguna cosa de la percusión y es muy nutritivo para todos.

JP: Sí, nos queremos mucho. Eso sí, todavía no hubo besos en la boca.

L: No que vos recuerdes. (risas)
Recordamos a nuestros lectores que La Bomba de Tiempo se estará presentando hoy, domingo 26 de enero, en la Fiesta Clandestina en Groove, que también será fiesta de la espuma. Además, todos los lunes están en la Ciudad Cultural Konex (Sarmiento 3131), y los domingos en el Anfiteatro Niní Marshall (Tigre).

Rock ‘N Ball agradece la colaboración de Nicolás Lopez Becerra, de Mi Drockga, en la realización de la nota.