Entrevistas

Claudio O’Connor: “Mi necesidad no me deja huir”

Hombre de mil batallas, la voz referente del heavy vernáculo sigue al frente de Malón y comienza otro año junto a su banda, con la que prepara nuevo material.

O'Connor (Flor Zufiaurre)
O'Connor (Flor Zufiaurre)

En una conversación muy distendida, Claudio O’Connor habló con Rock And Ball de la nueva formación de su banda, el nuevo disco, de sus inicios, influencias y hasta del negocio musical. Un músico auténtico que sigue su instinto.

“Felizmente casado. Nunca antes me había casado. Ejercía sin titulo. Se dio porque queríamos hacerlo y nos tocó un juez re buena onda, así que hasta el civil fue una fiesta”, comienza la charla Claudio Castro (así lo indica su documento), indicando su gran momento. Entre entrevistas, su esposa saca fotos para registrar estos momentos profesionales que también lo tienen feliz, principalmente concentrado en la próxima fecha del 30 de marzo en The Roxy La Viola Bar de Palermo.

O’Connor sufrió un drástico cambio de formación en estos últimos tiempos con la salida de Hernán García, bajista y principal compositor del grupo. Quien tomó la batuta musical es el baterista Pablo Naydón. Al respecto de este presente, señala que “Siempre haciendo lo que nos gusta, tenemos muchos temas para grabar este año, con mucha alegría. Fecha para entrar a grabar no tenemos, pero ya tenemos como 20 canciones, pensando en dejar 10. Vamos a hacer un show con temas conocidos. No me gusta presentar temas en vivo porque viene todo al palo y con una canción que la gente no conoce, se queda parada y callada. Se corta la joda. Quizás grabemos algún adelanto. Lo estoy “zapando” ahora mientras hablamos, es como una primicia”.

RNB: ¿Cómo siguen después de la salida de Hernán (García)?

Claudio O’Connor: Estamos afianzando el grupo de trabajo después de todo lo que se desbandó y tenemos que sanear cosas que estaban mal llevadas. Es con esa consigna, de que sea armónico, si fuese pesado no estaríamos hablando de tocar. Con muchas pilas, la batuta de la composición está a cargo de Pablo (Naydón) que es muy talentoso. En el próximo disco van a descubrir esa parte de Pablo que estaba tapada. Es muy buen compositor, baterista, y amigo. Yo casi no hago nada. Mi trabajo pasa más por encontrarle el sentido a las cosas. En “La Grieta” la idea era hacer las letras juntos. Y cuando Pablo me empezó a mandar una letra atrás de la otra, veía y no quería cambiarles nada. De 10 canciones, siete son de él. Las que él me dio para retocar estaban impecables. Tengo muchas ganas de que se suelte y muestre todo su potencial porque siempre estuvo medio tapado dentro de la banda. El próximo disco para en gran parte por él. ¡Yo solo pongo la cara!

Gentileza prensa O’Connor

RNB: ¿Vos decidís qué rol cumple cada uno en la banda?

CO: Me encanta que cada uno ponga lo suyo. No soy egoísta en ese sentido. Aparte yo no toco ningún instrumento Sí noto que tengo un ojo para ver los talentos. Me involucro con los colores. Que el artista se desarrolle. Cuando sacás un disco es una obra integral, no solo música. No me gusta acaparar y que hagan solo lo que yo quiero, porque no es solo lo que yo quiera, sino lo que hay que hacer para que el disco salga lo mejor posible.

RNB: Y eso el público lo nota, porque toman tus temas como propios…

CO: Los temas son míos legalmente por Sadaic, pero después terminan siendo de todos. Lo lindo es que la gente sienta que la canción es suya, que te haga acordar a algo de tu vida. Hay gente que siente que fue inspiración de una canción. Muchos seguidores me han dicho qué creían que les pasó. No me gusta aclarar por qué hice una canción porque es una manera de matarle la ilusión a la gente.

RNB: Entre O’Connor y Malón, ¿hay que dividir la personalidad?
CO: Soy el mismo y soy distinto. En escencia es lo mismo, pero los climas no son los mismos y no es que me adapto, pero tengo facilidad para diferentes cosas. Tiene mucho de histrionismo esto. Pasa más por el personaje. Lo digo con respeto esto, la gente viene a ver a los personajes que hacen locuras y que hacen como que no le importa nada. El rock no pasa por tocar de todo, y mucho, sino por entregar todo. Te puede aburrir una banda con virtuosos, como una comida a la que le falta sal. Igual, lo más importante acá es ejercer la libertad. Uno tiene que ejercerla sin que nadie te diga que sos o tenés que ser libre. Y cada uno se rasca con la uña que tiene.

RNB: Hablando de libertad, ¿Sos consciente de que cambiaste la forma de hacer heavy metal en el país, que hasta que saliste como solista era una forma?

CO: Acartonada. Y si, había que cambiar, no por el género en sí, sino por mí, no tendría sentido irme de una banda para hacer lo mismo artísticamente. Es rock pesado porque es lo que me gusta, pero está bueno componer de otra forma y generar otros climas, que no están separados de lo otro. Se juegan muchas cosas cuando te largas, la podes pegar o morir en el intento. Lo tomamos un poco así, no tan estructurado, no casarnos con una idea. Con las letras empiezo escribiendo de algo y termino en otra cosa diferente. Importa el fluir y el jugarse también.

RNB: ¿Pensás en qué escucha la gente a la hora de componer?

CO: Trato de no hacerlo porque me hace mal. Me condiciona y cuando estás condicionado te trabás. Antes tenía Facebook y ahora no lo veo más, empezás a ver los comentarios y te pone un poco… mejor no darle bola. No es una obligación que les guste y que amen todo lo que hacés. De esa manera uno respeta la libertad del otro. A veces la gente es cruel porque se meten con la vida privada. Han criticado a mi esposa, algo que no tiene que ver. Me molesta porque qué tiene que ver. Entonces mejor ni mirar esas cosas.

RNB: Y para inspirarte, ¿escuchas música?

CO: Escucho sobre todo clásicos. Y algunas bandas nuevas también, le presto atención a las bandas que telonean, desde el camarín a veces escucho, y te das cuenta si están ahí de figuretis o tienen algún gen especial. Me gusta escuchar rock en general. Siempre me fascinó, aunque muchas veces no sé si puedo cantar Los Beatles, por más que me guste, por eso escucho mucha música pesada, para mantenerme en línea de alguna manera, pero no para inspirarme porque eso también me juega en contra. Es que estoy grande.

RNB: ¿En serio te considerás una persona grande ya?

CO: No, “ya”, no, ¡desde hace tiempo! Es loco porque cuando tenés 30 ya considerás que estás grande, a los 40 querés volver a los 30 y a los 50, peor. Por dentro me siento como cuando era un niño. Siempre creés que tenés menos edad. Pero son elecciones, hay gente que decide ser anciano a los 20 años. Lo bueno es que esta profesión te mantiene en contacto siempre con gente joven, muchos adolescentes, el promedio de edad es de 15 a 25, el grueso, eso me parece loquísimo. No son shows de dinosaurios que vienen todos con los nietos. Yo veo adelante chicos de 15 años. Es recambio. O vigencia, mejor dicho.

Las cosas se aprenden de chico

De repente, en medio de la entrevista, Claudio escucha un riff que conoce y cambia de tema: “Este disco me lo compré a los 11 años”, empieza en tono narrativo y hay que dejarse llevar por la anécdota. Escuchando el comienzo de “Machine Head” de Deep Purple, tapa la música levemente contando que “me quería comprar el simple de ‘Humo sobre el agua’. Y el de la disquería me dice que no estaba en sencillo. Me muestra la tapa del LP y me dice el precio. Estaba tan manija, que volví en el bondi a mi casa, le pedí plata a mi vieja, y pensaba qué locura comprarme un disco por un tema… Y no sabía lo que estaba comprando. Ese es uno de los responsables de que esté acá. Hoy soy fanático de los vinilos de nuevo, en un mercado de pulgas encontré la banda de sonido de El Padrino, pero Industria Argentina! Ni lo escucho, pero quiero tenerlo”.

RNB: ¿No te querés dar el gusto de editar un vinilo propio?

CO: Me dan ganas, Con “La Grieta” tenía ganas pero no se dio. Pero lo quiero para mí, en realidad. A veces vienen con los de Hermética para que los firme y yo digo “este es mío, dámelo”. Tenía dos discos de oro, uno lo regalé a un plomo nuestro que terminó siendo productor de Coldplay. Y el otro me lo robaron, un día que entraron a mi casa y habrán pensado que era de oro posta. Pero no me molesta que me lo hayan sacado, porque siento que el mejor y único premio que vale la pena es el aplauso del público.

RNB: ¿Cuándo te diste cuenta de eso?

CO: Cuando era joven quería tocar la guitarra porque me encantaba, pero me costó mucho y largué. Aprieto las cuerdas y me duelen los dedos. No es para mí. Todo lo que sé de la música es intuitivo. Me frustré. Y de hecho me subí al escenario porque me empujaron, “vos tenés que cantar” me dijeron. Me vinieron a buscar porque se quedaron sin cantante y el bajista de la primera banda que tuve -que está escribiendo mi biografía- me pidió que le haga la gamba porque me sabía los temas. No tenía muchas ganas pero cuando escuché que aplaudían, era una kermesse en un colegio católico a las 6 de la tarde. Nada de público rockero, eran padres con sus hijos comprando tortas para juntar plata para el viaje de egresados. Y nos aplaudían. Eso me transformó, dije yo me quedo acá pase lo que pase, es el mejor reconocimiento. Encontré mi lugar y ahora no puedo salir, ni parar. Esto es un estribillo de los temas nuevos: “Mi necesidad no me deja huir. No puedo parar no puedo salir”.

Oconnor y ‘Tano’ Romano en el Cosquín Rock 2018

RNB: Recién llegaste de una gira con Malón, ¿Cómo fue?

CO: Si, hace poco volvimos de Estados Unidos, Colombia y tres fechas en Ecuador. Muy bueno. Es terrible como cantan las canciones, más Malón que Hermética, en Latinoamérica es más para entendidos Hermética. Pero “Gritos del Pilará”, “Síntoma De La Infección” e “Hipotecado” que son los tres temas que giraron en Mtv en los 90, es terrible como suenan. Y el nuevo disco también. ¿Será que somos buenos? Hermética no estuvo muy difundido por allá, cantan los temas pero te das cuenta que el coro es más alto en los temas de Malón. En Ecuador al Tano (Romano) se le rompió la guitarra y por la afinación tuvimos que cambiar la lista de temas sobre la marcha y tocamos todos temas de Hermética. Y explotó. Ahora tenemos todo el año fechas acá y afuera con Malón así que está bueno ver que seguimos presentes en todos lados.

RNB: Por último, ¿van a volver a hacer el homenaje a Ácido argentino? La gente se quedó con ganas de más…
CO: Eso por el momento pasó. Quizás vuelva porque es lindo. Nosotros también lo disfrutamos. Fueron muy bueno los shows que hicimos. Quizás hagamos una big band con el Tano porque vamos a hacer el 27 de abril un teatro Flores, Tano Romano y O’Connor. Las dos bandas tocando cada una su show y terminamos como una big band cantando “We ‘re The World” quizás.

Fotos: Flor Zufiaurre