Ball

Borghi: “Ojalá las urgencias no alteren mis principios”

A pesar de no haber tenido el comienzo deseado, Claudio Borghi dialogó con Rock 'N Ball y ratificó sus ganas de estar en el club que lo vio nacer, y rescatar a Argentinos Juniors del descenso. Esta es la primera parte de una rica charla con el ex DT de Chile, Boca e Independiente.

RNB: Sabías que la situación con los promedios era complicada, ¿por qué decidiste volver?
CB
: Fue simple. La gente de Argentinos quiere que esté acá, y yo quiero estar acá. El presidente Luis Segura me insistió, al igual que los jugadores como Leonardo Pisculichi, que a través de mensajes y llamados me fueron conquistando. Tuve la necesidad de pertenencia, de volver a un lugar donde me sentí cómodo.

RNB: En lo futbolístico, todavía no hallaste el equipo.
CB:
Tenía un equipo en la cabeza, pero los resultados y momentos de cada jugador lo fueron modificando. El esquema podía ser 3-4-2-1, o el 3-4-1-2 con el que salimos campeones en 2010.

RNB: Tenés un interesante doble 10, que ensayaste en la pretemporada. ¿Por qué no lo pudiste utilizar en lo que va del Torneo Final?
CB
: Es muy interesante tener a Leo Pisculichi y a Facu Coria. No son enganches clásicos, tienen condiciones diferentes, pero no los pude juntar porque el Mago todavía no está al 100%. Los voy a respetar siempre, porque a mí me encantan los 10, al igual que hay otros entrenadores que no le gustan. Es como con las mujeres, puede ser rubia, morocha, bajita o alta, cada uno tiene sus gustos.

RNB: En Argentinos y en Chile te funcionó, pero en Boca e Independiente no.
CB: Es un esquema que me queda cómodo, y cuando tengo los jugadores para hacerlo, me animo. Pero también se tienen que animar los jugadores. Se deben convencer de que pueden, y requieren tiempo para adaptarse completamente.

RNB: ¿No cambiarías tu estilo ni aunque los resultados lo demanden?
CB: No, porque me gusta mantener mis principios futbolísticos con el estilo que me gusta a mí, y no el que la gente cree que tengo que jugar o lo que me conviene más. Ojalá que las urgencias no alteren mis principios. Si ocurre, soy capaz de decirte no es para mí esto y dejo mi lugar, como me ha pasado en otros lados, como Boca.

RNB: En su salida, Ricardo Caruso Lombardi había dicho que “te había dejado un equipazo”. ¿Fue así?
CB: No sé si un equipazo, pero me encontré muchos chicos del club con buenas condiciones y ganas de jugar al fútbol. Optamos por otro estilo diferente al que practicaron en el pasado torneo.

RNB: ¿Cuáles fueron tus primeras decisiones apenas asumiste en el cargo?
CB: Primero, evalué a todos. Decidimos promover a varios juveniles, y se fueron otros jugadores que no estaban en nuestra consideración, porque no encajaban con nuestro esquema. Luego, comenzamos el trabajo más puro en la cancha, pero también mostramos videos para explicar los movimientos tácticos que deben hacer. Pero sobre todo, nos encargamos de darle confianza a todos, y a cada uno, para que se vaya acostumbrando a nuestra idea de juego.

RNB: ¿Todos se adaptan a la forma qué pretendes instalar?
CB: Justamente eso lo estamos evaluando día a día. No todos los jugadores están diseñados para eso, y ahí está mi trabajo de decirle que no lo haga más así. Por ejemplo, que todos salgan jugando por abajo, y no la revienten más para arriba.

RNB: Hasta los arqueros juegan por abajo…
CB: Sí, primero fue el Loco (Pablo Migliore) y ahora le toca a Nereo (Fernández). Hacen un entrenamiento específico para mejorar su capacidad con los pies.

RNB: Sumaste a Leonardo Pisculichi, al peruano Gianmarco Gambetta y a José Sand. ¿Te conformas las incorporaciones que realizaron?
CB: Creo que nos reforzamos bien: un histórico del club, una buena promesa en defensa y un goleador. Trajimos jugadores en la medida de lo que necesitábamos y lo que podíamos desde lo económico.

RNB: Mientras, seguirás dándole lugar a los chicos del club…
CB: Sí, porque tenemos talentos: Rodrigo Gómez, Lucas Rodríguez, Gaspar Iñíguez, Santiago Nagüel, Juan Ramírez, Lucas Cano, entre otros. No me fijo tanto en la edad, sino en las condiciones. Desde el más joven al más grande, tienen las mismas oportunidades y responsabilidades.

RNB: ¿Tenés temor de quizá quemar a esos pibes por apurarlos?
CB: Hay que llevarlos despacio, y que no sufran drásticos cambios. Lucas Rodríguez lo subí a Primera en 2010, y cuatro años después volví y me encontré que era titular y segundo capitán del equipo. Los jugadores necesitan crecer, desarrollarse. Lo mismo quiero hacer con Lucas Cano, que debutó con Pipo Gorosito en 2012.

RNB: ¿Cano es la gran apuesta de este semestre?
CB:
Es un jugador que me gusta mucho. Está bien formado físicamente, le gusta el gol y es rápido con la pelota. Quiero darle partidos en la Primera, y lógicamente necesita confianza pare rendir en un momento de tanta presión.

RNB: De la mano de todos estos juveniles, ¿crees que el Bicho se va a poder salvar del descenso?
CB: Apenas llegué, mi intención fue instalar la idea de pelear arriba, porque sin ir más lejos el torneo pasado Argentinos estuvo cerca. Le faltó ambición en el final, pero si sacas cerca de 30 puntos te podes ilusionar, porque está todo muy parejo. Pero también te puede pasar al revés, que perdés tres partidos y chau. Es cuestión de cambiar la mentalidad, y si bien somos un equipo en formación, podemos salir adelante.

RNB: ¿Y cómo se produce ese cambio?
CB: Si uno viene con la mentalidad de pelear el descenso, lo va a hacer. Si uno viene con ideas diferentes, por ahí los resultados son otros. No quiere decir que vamos a ser campeones ahora, pero uno se ilusiona de acuerdo al rendimiento que tiene, y hoy no sé nos da un gran funcionamiento. Mi trabajo es, lo que te decía antes, corregir, estimular y vender ilusiones todos los días, con los tipos que juegan y los que no.

RNB: A través de los chistes, ¿encontras una buena forma de llegarle al jugador?
CB: Yo no soy chistoso. Yo digo verdades a través de ironías, a veces muy hirientes. La gente no sabe si hablo en serio o en joda, pero soy así. Los técnicos no corrigen, critican. En vez de insultar y quejarse, debemos modificar y educar para no repetir errores. En vez de insultar a un jugador por tirarla afuera, le digo “está bien, había que hacer tiempo”, ironizando sobre su falla a la hora de armar juego por abajo.

RNB: ¿Te ha pasado de tener que explicarle quién sos a los jóvenes que hoy dirigís?
CB: Hay muchos que no me conocen, porque yo soy historia. Obviamente, historia mala más que buena, ja. No tienen porque saber quién soy, dónde jugué o qué gane, pero algo saben. Incluso se da una cosa increíble: una vez que te retiras, resulta que sos mejor jugador de lo que eras.


RNB: ¿Por qué pasa eso?
CB: Porque la gente sólo se acuerda de las cosas buenas de tu carrera. Hay personas que me cuentan historias de goles que nunca hice. El otro día, un señor me contó: “vos entraste en cancha de Ferro contra Independiente y la rompiste”. Y no fue así, me estaba inventando la historia de algo que no había sucedido.

RNB: ¿Se originó un mito alrededor tuyo?
CB: Sí, y el mito es más grande que la realidad. Mucho se dicen, y yo me río, que si era mejor o similar a Maradona. Si vemos la historia del fútbol argentino, yo no figuro ni en el puesto 115. Pero para algunos, después de Diego, vengo yo. La gente tiene ideas raras en la cabeza.

RNB: Ideas raras como hacerte un mural o ponerle tu nombre a tribuna?
CB: Sí, ja já. Yo con el mural estaba contento, más que nada con el respeto y el cuidado que le dieron. Rayan la Casa Rosada o un monumento histórico, como no van a escribir un dibujo mío. El dibujo es un honor tremendo, pero la tribuna no sé si la merezco. Incluso, me pone un poco mal porque hay jugadores y técnicos que han hecho cosas muy importante, como Sergio Batista, quien mas veces vistió la camiseta en la era profesional. No tengo porqué estar ahí, cuando fue el club quien me dio todo y yo le di algunas cosas.

Por Alejandro Giordano (@AleGiordano11)

Próximamente, la segunda parte de la entrevista de Rock ‘N Ball a Claudio Daniel Borghi Bidos.