Coberturas

Sueño de Pescado 2018 se entierra en la sien

La banda platense arrancó el año en Capital Federal con pasión, euforia y grand cantidad de invitados ante un Teatro Flores colmado.

Sueño De Pescado en Flores
Sueño De Pescado en Flores

Sueño de Pescado arrancó el 2018 en Capital Federal con gran firmeza y el respaldo de su público, que puso el Teatro Flores a tope. El sonido consolidado, la pasión de los espectadores y la invitación a una gran cantidad de colegas fueron las claves de la noche.

La entrada en calor antes de los platenses estuvo a cargo de Lo Peor del Mundo, grupo oriundo de la zona oeste del conurbano, al que no le pesó el escenario y puso a bailar a buena parte de sus seguidores que habían entrado temprano al recinto de Avenida Rivadavia 7800. Una vez finalizado el show de la banda invitada, el ingreso de gente se aceleró con el amague de la sinfonía que sirve de introducción en cada recital de Sueño de Pescado hasta pasadas las nueve de la noche, cuando llegó el momento más esperado de la velada.

Telón abierto, ovación para los músicos mientras ocupaban sus puestos en escena y Manuel Rodríguez -micrófono en mano- exclamó “buenas noches Flores”, como prólogo de un arranque demoledor. Sin pausa se sucedieron “Carcelero”, “Fantasmas” y “Vuelvo” para que el público no deje de saltar y la banda no deje de impresionar a sus oyentes.

Los primeros agradecimientos de la noche al staff, a Rocanrol del País y a su gente sirvieron para recuperar un poco de aire. Con un “Sueño de Pescado, familia y corazón” el vocalista definió el planteo que tiene la banda antes de continuar con “Revancha”, “Maquinado” y “Estrellas muertas”. A esa altura ya no quedaban dudas de que era un recital arrasador, en donde el quinteto demostró todo su potencial y justificó su gran crecimiento en los últimos años a base de letras auténticas y la guitarra feroz de Juan Manuel Calabró como golpe de entrada.

La noche fue especial de principio a fin por varias cosas: el Día de la Memoria atravesó los corazones y los cánticos en reiteradas ocasiones, la banda se mostró como una máquina en donde todos son importantes y a la vez dependen del resto, un equipo que a fuerza de trabajo logra emanar alegría y supo contagiarlo a las almas de quienes poblaron el barrio de Flores. Así se vivió en las tablas, ya que antes del hit poguero “Buscan” Rodríguez dijo “los quiero ver a todos bailando loco, que no se acabe la alegría nunca”; y así la gente tomó esa bandera decisiva que se mantuvo inalterable durante las casi dos horas de show.

La trama continuó con “Cámara Oculta”, “Sombras” con Juanjo Spinedi de Maldita Suerte como primer invitado de la noche y “Floresta”, el adelanto del disco que vendrá y que retoma los aires de Venganza Primavera (2014). Los breves segundos de silencio que otorgaron los músicos fueron aprovechados por los asistentes para cantar el ya famoso MMLPQTP y recibir el guiño cómplice desde el escenario con un “cuando habla el pueblo no se puede hacer nada”. Antes del intervalo habría tiempo para más emociones profundas con el anuncio de una fecha triple en el Teatro Sala Ópera de La Plata el 15, 16 y 17 de junio y “Mi cielo te dejé” junto a Beto Olguín de Los Pérez García, antes del cierre parcial a manos del sentimental “Ojos ventanal”.

En el parate el público logró despacharse y gritar sus posturas acerca de temas de actualidad con “a donde vayan los iremos a buscar” y “el que no salta es militar” en el día que se cumplieron 42 años del último golpe cívico-militar; seguido por “vamos La Renga con huevo vaya al frente” como apoyo al trío de Mataderos al que se le prohibió tocar en Mar del Plata. El rápido regreso de la banda se hizo sentir con las guitarras de Calabró y Agustín Bragoni para el inicio de “Dejarlas Sangrar” y el resto de la noche con invitados desde La Plata para “Rock sin vuelo”, con la esperanzadora “Pude” y con el rodaje de los cortes de difusión del último CD de la banda: “Nube negra” y “Mil pasos”.

La recta final estuvo copada por los temas del primer disco de Sueño de Pescado, aquellos que los llevaron rápidamente a agotar sus presentaciones en el circuito underground. “Venganza Primavera”, “Probaste un buen dolor” con Nahuel Cruz Amarilla de La Perra Que Los Parió al micrófono, “Los años ligeros” y “Ladran, Sancho!”. Esta seguidilla de las canciones más viejas fue el clímax de la noche ya que en cada rincón del Teatro la gente no dejó de corear los temas y saltar aunque sea en el lugar. “Pongan el corazón en lo que aman” fue el último mensaje que dijo Manu y la banda se despidió con el dúo final que se viene mostrando firme e inamovible desde el año pasado: “Sangre en tus luces” y “Todo se va”.

Este año Sueño de Pescado anunció que tocará mucho más que el anterior y al momento ya tienen fechas confirmadas en Córdoba (20/4), Río Cuarto (21/4), Montevideo-Uruguay (12/5) y La Plata (15-16-17/6). En la búsqueda de consolidar su núcleo duro y de seguir abriéndose paso en la escena nacional, la banda de Rodríguez, Calabró, Bragoni, Luciano Manso y Nicolás Barrientos demostró que tiene con qué, que es cosa seria y que esto aún está empezando.

Fotos de MR Fotografía