Coberturas

La Renga dejó atrás los Vestigios de la censura

El sábado pasado se desató, al fin, la furia de la bestia rock, en la ciudad de Córdoba y ante 40.000 personas provenientes de todo el país.

Chizzo y Tete, una dupla incansable. La Renga.
Chizzo y Tete, una dupla incansable. La Renga.

Hace más de 10 días que en Córdoba no sale el sol, pero el sábado, desde las primeras horas, el aguante de la familia renga, le volvía a dar color a la ciudad. A medida que uno iba llegando al Estadio Mario Alberto Kempes, el paisaje en las inmediaciones, tanto desde la Costanera, como desde el Camping Municipal, devolvía olor a asado y a chori, sonidos de guitarras, bombos con platillo, y voces a punto de quebrar cantando y cantando, también, algún fulbito y sonrisas por doquier.

Es que tanto la banda, como su público, venían muy golpeados a causa de las inclemencias de la burocracia y el Gobierno de la provincia de Buenos Aires, que les coartaron la posibilidad de presentarse en San Pedro y La Plata. Finalmente,  la tan ansiada furia de la bestia rock, se desató en la Córdoba que se caracteriza por no cerrar puertas a las bandas locales.

Pasadas las nueve y media de la noche, arrancó el show, de la mano de “Nómades” (“Pesados Vestigios”, 2014) y continuaron, durante tres horas, con una lista variada de veintinueve temas, con los cuales recorrieron gran parte de la historia de la banda.

Sobre la suspensión, de los shows programados con anterioridad, Chizzo, dijo: (…) “le pido disculpas a la gente de San Pedro por no haber podido tocar ahí. Esperamos que alguna vez en La Plata nos den bola. Que no sólo sea para que lo disfruten las bandas de afuera”.

Flor Zufiaurre.
Flor Zufiaurre.

Hubo momentos de mucha emoción, como cuando tocaron San Miguel, ya que ese tema no solo recuerda a Miguel Ramírez, sino también a Tomás Contreras, oriundo de Córdoba, y que murió el año pasado, después del recital que dio La Renga en Bragado, en un accidente de tránsito. Los amigos de Tomás, se hicieron presentes en el Kempes, desplegando un trapo pintado con su cara. Otros momentos de emociones, fueron cuando recordaron a un integrante y gran amigo del trío de Mataderos, “Locura” Raúl Dilelio, quien había fallecido hace poco, y cuando subió al escenario, un invitado de la casa y quien ya forma parte de los recitales en la docta, Rubén Patagonia, interpretando “Lo frágil de la locura”.

Entre la fuerza y adrenalina de la banda, y la pasión y el frenesí de una familia que tiene cultura del aguante histórico,  realmente daba la sensación que el show se escuchaba hasta Plutón.  Las imágenes que más conmovían en el campo eran, las del pogo de cientos de amigos abrazados cantando desde lo más profundo, y las dos generaciones, padres e hijos, agitando en complicidad.  Desde la tribuna, las banderas y trapos colgados, con los nombres de cada rincón del país.

Flor Zufiaurre.
Flor Zufiaurre.

“Libertad a Callejeros”

El mismo sábado se conoció la noticia  de la muerte de cinco jóvenes en una fiesta electrónica en Costa Salguero, no solo a causa del consumo de estupefacientes, sino, una vez más, de la negligencia y  desidia Estatal. Este, lamentable, hecho removió la historia necrológica argentina, y puso en escena la siguiente reflexión, si tenemos en cuenta la lógica del sistema judicial de nuestro País, la condena, en este caso, recaería sobre el DJ, o ¿regirá la doble vara?

Mientras la sociedad se daba el changüí de debatir,  sobre el final del show que estaba dando La Renga, y mientras sonaba “Hablando de la libertad”, Chizzo gritó “Libertad a Callejeros” y saldó el debate. Esas dos palabras, desde la dimensión de un escenario gigante, con un caudal de público importante, y un tema que pone en contexto, fueron claves para despertar conciencias que aún están dormidas, y para reafirmar que la banda, a su manera, tiene una posición marcada, que no la esconden, ni la niegan.

Cabe destacar la envergadura de que La Renga de a conocer su opinión formada respecto a lo que están viviendo sus colegas, ya que es la banda que más convoca en el País, y tiene una llegada a la juventud que muy pocas personalidades, u otras bandas, tienen. Además, mantienen una coherencia que resiste al paso del tiempo, recordemos que en el año 2013, durante un show en Santa María de Punilla, el trío se mostró con las remeras que rezaban “libertad a callejeros”, y en ese entonces, Chizzo dedicó unas palabras más al tema.

Una vez finalizado el show, y ya afuera del Estadio, las paredes alrededor, aparecieron con grafittis que decían “Justicia por Ismael”.

Nos vemos el  21 de mayo, en Pergamino.

Fotos: Flor Zufiaurre – Fotografía.

[su_custom_gallery source=”media: 116974,116972,116970,116969,116968,116967,116964,116963,116954,116955,116959,116960,116961,116962,116953,116952,116951,116950,116949,116948,116946,116945″ limit=”100″ link=”lightbox” width=”150″ height=”150″ title=”never”]92946[/su_custom_gallery]