Coberturas

Él Mató: El magnetismo sigue bajando

Él Mató A Un Policía Motorizado hizo doblete en el Teatro Opera de La Plata, donde jugó de local y repasó gran parte de su discografía.

Él Mató en La Plata
Él Mató en La Plata

La noche del jueves fue ideal. Por fin la primavera se dio cuenta de que estaba llegando tarde, y se apersonó para correr de una vez por todas al invierno. Y como las cosas buenas nunca vienen solas, las buenas temperaturas volvieron a la ciudad de La Plata junto con un doblete de Él Mató para el jueves y el viernes. En El Teatro ya habían tocado Las Ligas Menores, como preludio al plato fuerte de la noche, y el calor humano le sumaba un par de grados más al clima de afuera. Esto se veía reflejado en un viaje constante del público hacia las barras, que expendían latas de cerveza sin cesar.

El quinteto Indie conformado por Santiago Motorizado (voz y bajo), Pantro Puto (guitarra), Doctora Muerte (batería), Chatrán Chatrán (teclados) y Niño Elefante (guitarra) no se hizo esperar demasiado. Las luces se apagaron, el telón se abrió, y los acordes de “El Magnetismo” comenzaron a bajar desde arriba del escenario, sirviendo como introducción a todo lo que vendría. Sin dilaciones, luego de los aplausos de bienvenida y agradecimiento por el primer tema, la banda platense empezó a tocar “Nuevos Discos”, que al igual que “El Magnetismo” forma parte de su segundo disco, “La Dinastía Scorpio”. La canción fue siguiendo su ritmo lento e hipnótico hasta el estribillo final, donde los compases se aceleraron y generaron el primer pogo.

Después le seguiría “Violencia”, del EP homónimo editado en el 2015. Las palmas de la gente acompañaron el momento instrumental del tema, mientras que en el fondo del escenario se proyectaba un video en el que se veían edificios siendo derrumbados. “Gracias”, dijo Santi con una voz queda, casi como un susurro introvertido, cuando llegó la aclamación al final. El cantante, poco dado al parloteo durante los recitales, no iba a agregar mucho más durante el resto de la noche.

Las guitarras dieron inicio a la introducción del “El Baile de la Colina”, y mientras la gente no paraba de moverse al compás de la canción, un pibe logró subirse al escenario y darse el lujo de compartir el micrófono con el cantante por un instante. A continuación, Doctora Muerte marcaría en la batería el ritmo de “Terrorismo en la Copa del Mundo” de la placa “El Mató A Un Policía Motorizado”. Durante el transcurso del tema, un objeto volador no identificado arrojado desde el público aterrizó sobre el escenario, pero ningún integrante pareció notarlo.

el-mato-3-la-plataSantiago agradeció una vez más antes de dar comienzo a una corta versión de“Noche Negra”. Luego, pidió una corrección en el sonido antes de comenzar a tocar “Viejo, Ebrio y Perdido”, del EP “Navidad de reserva”. Tras el final, le llegaría el turno a “Día de los Muertos”, el tema del EP que lleva el mismo nombre, y que cuenta con un memorable videoclip post apocalíptico filmado en las ruinas de Epecuén. El mismo muchacho que antes había logrado subir al escenario, volvió a repetir la hazaña, para darle un abrazo al cantante y bajista y luego desaparecer.
Detrás, casi pegada, vino “La Cobra”, que nuevamente volvió a agitar al público, mientras detrás de los músicos se veía un video en sepia que mostraba una carrera de motos antiguas.  “Guitarra Comunista” le daría luego un aire de romanticismo revolucionario a la noche, con una cortina de humo teñido de rojo por la iluminación envolviendo a la banda.

Vendría luego el momento de la frenética “Sábado”, muy celebrada por la multitud de seguidores, que luego le dejaría paso libre a  una conmovedora versión de “El Fuego que Hemos Construido”. En medio del subibaja de momentos anímicos de la canción, destacaría el trabajo de Niño Elefante y Pantro Puto con las guitarras, y un mesurado solo de teclado de Chatrán Chatrán.  Las palmas de los espectadores acompañaron el fadeout de la canción y estallaron en una ovación que se intercaló con el comienzo de “La Cara en el Asfalto”, con lo que de nuevo volvió a reinar el agite en la pista.

Una intro de guitarra rítmica y voz abrió el inicio de “La Celebración del Fuego”, con una gran acogida, para después darle lugar a uno de los hits más célebres de la banda, “Mujeres Bellas y Fuertes”. La locura de los seguidores no hizo más que intensificarse cuando le sucedió “Prenderte Fuego” que concluyó con un final potente y ruidoso. Luego de la secuencia, la banda se retiró del escenario por unos minutos, lo que le dio tiempo a la gente de ir a refrescarse y recuperar líquidos. A esas alturas, ya había tantas latas de cerveza descartadas rodando por el suelo que había que caminar con cuidado para no pisar una y tropezar.
el-mato-2-la-plataTras la breve pausa, Él Mató le dio inicio a la segunda tanda de canciones con “Rucho”, un instrumental de “Violencia”. Los sonidos se combinaron con una proyección de imágenes de un fondo marino, produciendo una sensación de inmersión en los espectadores. “Aire Fresco” haría durar unos minutos más la calma, pero luego llegaría “Yoni B” y entonces comenzaría una seguidilla de éxitos durante los que la gente no pudo dejar de saltar.

Los espectadores que se habían quedado más alejados del escenario comenzaron a acercarse para meterse en el pogo cuando comenzó a sonar “Navidad de los santos”. “Vamos a hacer la última canción”, amagó después Santiago, pero se había confundido al mirar la lista de temas y todavía faltaba. El bajista se retractó y la banda se despachó con el hit “Más o menos bien”, lo que hizo enardecer aun más a la audiencia. Luego el cantante volvió a repetir que el siguiente iba a ser el última tema, pero después de tocar “Chica de Oro” terminó cediendo ante la insistencia del público.

“Mi Próximo Movimiento” no podía faltar en la lista de temas, así que también tuvo su lugar. Y hubo más: la gente logró que el grupo les concediera otro tema, esta vez sí el último, y como no podía ser de otra manera, “Chica Rutera” le puso el moño a la noche. Él Mató se retiró con una ovación que dejó constancia de que siguen más que vigentes para el público de la ciudad que los vio consolidarse como banda.

Por Facundo Remi

Fotos por Martín Dutil Fotografía

[su_custom_gallery source=”media: 132546,132547,132548,132549,132550,132552,132553,132554,132555,132556,132557,132558,132559,132560,132561,132562,132563,132564,132565,132566,132567,132568,132569,132570,132571,132572,132573,132574,132575,132576,132577,132579,132580,132581″ limit=”75″ link=”lightbox” width=”180″ height=”150″ title=”never”]s[/su_custom_gallery]