Coberturas

De La Gran Piñata hizo estallar los corazones platenses

La banda oriunda de Berazategui volvió a la ciudad de las diagonales y dio un show en donde la pasión y las emociones encontradas fueron protagonistas. Además anunció dónde será su próxima fecha.

De La Gran Piñata hizo estallar los corazones platenses
De La Gran Piñata hizo estallar los corazones platenses

Ya casi llegando a las 9 de la noche, los colectivos pasaban en caravana por enfrente de la puerta del Teatro Sala Opera. Desde el Conurbano, desde Capital, y desde tantos otros lados, los piñateros se acercaron a la ciudad de La Plata para presenciar un nuevo recital. Adentro hacía calor, y sobre la valla había tanta gente como el espacio físico lo permitía, esperando a que se dé comienzo al show y así poder unos minutos después estallar en grito y emoción cuando Darío “Panter” Giuliano (voz y guitarra), Lucas Martínez (guitarra), Nicolas Persig (bajo) y Alejandro Zenobi (batería), se adentraron en el escenario.

“Ícaro” se encargó de arrancarle el primer pogo a la noche, aunque no se quedaron atrás “Melodía Para Ver Fantasmas” y “Crudo”, con un público eufórico a causa de no haberlos visto tocar hace un tiempo, y con un excelente solo de bajo y guitarra en el tercer tema, que se llevó aplausos y más. Para continuar, Panter anticipó que sería una lista larga, agradeció a su público por “un comienzo de año inigualable”, y prosiguió a tocar “Montaña Rusa” entonada desde abajo del escenario con la misma pasión de cada recital.

En la lista de temas siguieron “Canción de Cuna”, “Clonazepam” y “Quizás Así”, con melodías más tranquilas pero que de ninguna manera impidieron que siga la fiesta, con más pogo y objetos varios volando en el aire, finalizando con Lucas y Nicolás que se encargaron de romperla nuevamente, cada uno en su respectivo instrumento. “Los asuntos del miedo”, siguió con el agite y proporcionó un plus sentimental con abrazos emotivos y el llanto de algunos, dando lugar a “Instrospectivo”, y “Blanco Fácil”.

Fotógrafa Silvana Marcote
Fotógrafa Silvana Marcote

Las clásicas “De Bar en Peor” y “(Sonrisa)” llegaron a la par, en donde se desplegaron en simultaneo los trapos y, paradójicamente, las sonrisas del público. Panter se tomó unos minutos para hacer un anuncio importante: 24 de mayo, fecha en Flores. Un miércoles, como su álbum. Luego de la buena noticia tomó la guitarra acústica e interpretó solo la melancólica “Borracho”, ganándose hacia el fin la ovación de todo el teatro, y “Norte”, que continúo con el ritual y presenció a todo el teatro sentado, y algunos hasta acostados, disfrutando de la magia, cantando a puro pulmón. Ambas canciones que no estaban en la lista original, pero que no podían faltar de ninguna manera.

La banda volvió al escenario para interpretar “Requiem”, y “La puerta detrás del ropero”, a puro baile. Siguieron “¿A Dónde Se Nos Fue El Sol?”, “Josefina”, donde el elemento que dejó a todos omnubilados fue la potencia en la batería de la mano de Alejandro, y “Veredas” que ganó por goleada y se llevó el mejor pogo de la noche, dándole pie a “Tristeza”, que cerca de las 12 y a pesar de ser más tranquila, no impidió que nuevamente el público cantara con fulgor. “La Mosca”, “Trincheras” y “Despertador” ya parecían anunciar el final de la velada.

Luego de una lista de dos horas, La Piñata decidió cerrar con “Tu Can” y “Residuos”, dos canciones súper eléctricas, que se encargaron de hacer explotar el teatro que quedaba chico para tanta euforia. Entre aplausos, y abrazos la banda se despidió de su público, y de a poco cada piñatero se fue retirando del lugar, esperando ansioso por volverse a encontrar. “Pasiones que dan escalofrío”, es la definición perfecta para lo vivido en este recital.

Fotos por Silvana Marcote

[su_custom_gallery source=”media: 139994,139993,139992,139991,139990,139989,139988,139987,139984″ limit=”75″ link=”lightbox” width=”180″ height=”150″ title=”never”]a[/su_custom_gallery]