Coberturas

DATA FESTIVAL #4: EL FUTURO YA LLEGÓ

La cuarta edición del festival especializado en la movida emergente dejó a la vista cuatro nuevas propuestas que van a dar que hablar.

Indios en el Data Festival
Indios en el Data Festival

¡El Rock ha muerto!”, claman a viva voz los jóvenes de ayer, encastrados en sus trajes vetustos. Aquellos que han quedado añorando épocas de antaño y no pueden o no quieren ver lo que nuevas generaciones, con nuevos recursos y ganas, tienen para ofrecer.

Para ellos, una información. O, como se dice ahora, una data: lo nuevo está acá, sonando. Y copa. Y llena lugares. Y el botón de muestra fue el Data Festival #4, el último Domingo en el Ciudad Cultural Konex (Sarmiento 3131), para dar el ejemplo. Cuarta edición para el festival que presentó 4 diferentes proyectos musicales emergentes (3 bandas y un solista) y dar el pantallazo de nuevo mundo.

El escenario pop marca la cancha con las pequeñas comunidades: Indios y Bándalos Chinos. Ambos despliegan una gran cantidad de integrantes y de instrumentos a fin de explorar una buena gama de sonido. Las influencias de Los Beatles hasta L.A. Spinetta pasando por Tame Impala o Charly García se escuchan a la legua de distancia.


El contexto está buenísimo. La propuesta está buenísima. El Festival está en un momento muy lindo con sus cuatro ediciones, las cuatro fueron buenísimas. Propone bandas muy lindas. Para mí la movida emergente está en el mejor momento de su historia. Por cantidad y por calidad. Hay muchas bandas que encontraron una calidad muy linda y eso hay que mostrarlo. Me da la sensación de que estamos en el mejor momento”, declaró a Rock N’ Ball el cantante de Indios, Joaquín Vitola.

Del lado exclusivo del Rock sobresalió Huevo, una banda que viene alzando la mano pidiendo espacio hace rato. Aplausos para los cuatro muchachos que, además de muy buenos intérpretes, han sabido salirse de la lógica de la escena que a veces suena a repetida en base a abusos de los mismos compases y las mismas escalas. Acá hay cambios de ritmo, experimentación, improvisaciones.


Y por eso se dan el lujo de tener de invitado sorpresa a una eminencia como Javier Malosetti (que clavó un solo del carajo). No se trata de “música para músicos”, como señalan algunos, sino que hay una verdadera conexión con el público que salta, corea, grita, acompaña. Como si faltara demostrar que no viven en una nube, el cantante Julián Baglietto deja boyando una pregunta en el aire:

  • ¿Dónde está Santiago Maldonado?

Punto, puntazo a favor la total ausencia de sponsors, marcas o auspiciantes. Ninguna publicidad que ver, ningún mensaje de texto que mandar, sólo música y más música. Ah, y una mesa de ping-pong en el medio de un Konex lleno en ¾ con público atento escuchando atento, dispuesto a tragar toda esa marabunta nueva desplegándose casi psicodélicamente.

En esa línea, el que –sorpresivamente o no – más se salió de la raya, fue Louta. Ya se dijo que llamar “recital” a su show sería mezquino, tacaño, y eso porque el caballero busca zafarse de la estructura clásica del concierto: un sillón, flores, una foto enmarcada dando el aire de living comedor fue su ambiente durante sus 40 minutos donde lo acompañó una camada de 2 bailarinas y 2 bailarines en temas como “Cuadradito de Prensado” o “Alto Uach”.


Por lejos, el artista que más se acercó a su público: las posibilidades de pogo eran ínfimas (su gente no fue a ver rock y no fue rock lo que se escuchó) pero el muchacho rebelándose a la estructura se metió dentro de una bola inflable emulando un invernadero, tiró almohadones de plumas, bailó “El Meneaito” e incentivó a su público al pogo. Todo puede pasar. Incluso, que se haya subido a rapear una de sus canciones… ¡en el medio del show de Huevo!

Y por si faltara la aprobación de un “adulto”, las palabras de Javier Malosetti echan por tierra cualquier dejo de pesimismo: “La veo muy viva a la movida emergente, como siempre. Conocí las movidas emergentes de cuando yo era chico y no teníamos las redes sociales ni teníamos YouTube ni un carajo y teníamos la dictadura. Y ahora es un momento… pasan por un muy lindo verano. Me parece que está muy buena, hay de todo. Hay muy buena música, mucha buena música. No solamente de rock, sino de distintas músicas, jóvenes músicos de jazz, clásicos. Eso es muy lindo, mantener viva la llama de la música en los jóvenes me parece fundamental”. El futuro llegó, hace rato.

Fotos por Grizzly FV

[su_custom_gallery source=”media: 146305,146304,146303,146302,146301,146300,146299,146292,146293,146294,146295,146296,146297,146298,146291,146290,146289,146288,146287,146286,146285,146284,146283,146282,146281,146280″ limit=”75″ link=”lightbox” width=”180″ height=”150″ title=”never”]aaa[/su_custom_gallery]