Coachella 2018: No hay lugar para la marihuana

A pesar de que la marihuana es legal en el Estado de California, en el Festival Coachella no se podrá consumir dentro del predio situado en Indio. Esto ha desatado una serie de polémicas que pasamos a detallar aquí.

Coachella 2018

Llamado formalmente el Coachella Valley Music And Arts Festival, se trata de uno de los eventos más esperados en la temporada de festivales internacional. En el año 1999, Paul Tollet y Rick Van Santen fundaron este evento masivo, que en la actualidad se realiza en el mes de abril con una duración de cuatro jornadas completas divididas en dos fines de semana consecutivos en el Empire Polo Club, situado en Indio, California.

En los últimos años, ha sido fuente de duras críticas debido al público mayoritario que recibe – casi todos niños ricos de la zona- y también por su particular manera de seleccionar el line up de cada año. No es extraño ver entre el público a celebridades de Hollywood que poco tienen que ver con el ámbito musical y mucho con la gran rueda marketinera en la que -lamentablemente- se ha convertido gran parte de la industria.

Ni hablar del hecho de que su actual CEO, Phillip Anschutz, es un militante -aunque él lo niegue- y habitual donante de grupos y políticos del Grand Old Party (Partido Republicano) que se oponen abiertamente al matrimonio igualitario, el aborto y al control de armas por parte del Estado. Su más reciente colaboración fue de 187.300 dólares dirigidos hacia el Comité Nacional Republicano en el Senado, encargados de empujar por la mayoría del actual partido de gobierno.

Pero el escándalo que ha impactado en el Coachella no tiene que ver con ese dinero, sino con la prohibición del consumo de marihuana que se ha dictado desde el departamento de gobierno local para la edición de este año. Desde el primero de enero del 2018, el consumo es legal en el Estado de California, pero son los oficiales locales quienes definen que es lo que sucede en sus fronteras y la ciudad de Indio no es uno de los lugares donde se podrá vender y/o consumir cannabis.

En la sección de preguntas y respuestas de su web oficial, la organización ha confirmado esto de una manera amigable: “Lo lamentamos hermano, la marihuana y sus productos asociados están prohibidos dentro del festival. En el 2018 y también más adelante. Si esto cambia, actualizaremos esta respuesta”. Al parecer, hay algunas libertades que desde afuera parecen una cosa y que en la realidad terminan siendo cuestiones un poco más complejas y difíciles de resolver al menos en el corto plazo.

Según indican fuentes locales, no existirán los arrestos por posesión, pero está terminantemente prohibido comprar y consumir en público en los límites de la ciudad de Indio. Las vecinas Cathedral City, Palm Springs y Desert Hot Springs poseen una postura un poco más laxa al respecto y seguramente sea a donde se instale el público del Coachella previo al inicio del festival.

Related posts

Comment