Black Mirror: vuelta al negro sol

¿Podrá Black mirror mantener su reinado en el terror digital? pasá y enterate de qué trata la cuarta temporada.

Los tiempos digitales que corren obligan a todos los géneros a corroer sus costumbres y forjar nuevas, es en este contexto que la ciencia ficción es la que más se ajusta a los cambios, y Black Mirror (Serie de Netflix que estrena su 4° temporada) es la que corre con ventaja.

Con 3 temporadas exitosas y llenas de historias oscuras, desesperanzadoras y dramáticas basadas en el avance de la tecnología y sus posibles aplicaciones, la serie inglesa creada por Charlie Brooker (creador y escritor de 18 de los 19 capítulos que posee la serie) acierta de pleno en esta nueva revolución Sci-fi y plantea un nuevo mundo en el género utilizando lo tecnológico como eje.

Esto decíamos sobre la tercer temporada y el universo de esta particular serie:

https://rockandball.com.ar/2016/10/apaguen-los-celulares-volvio-black-mirror/

Metalhead, uno de los mejores capítulos de esta 4° temporada.

Sin dudas con el paso del tiempo Black Mirror fue punta de lanza no sólo de muchas series sino además de muchas películas, que empezaron a tramar sus historias usando el avance tecnológico como una línea hacia diferentes posibles futuros.

Pero claro, no es tan simple escribir 19 historias nuevas y que no comiencen a parecerse o fallar en los intentos, recordemos que cada capítulo es una historia que empieza y termina, lo que reduce el riesgo tanto como lo incrementa, lo malo termina rápido y lo bueno, también.

En esta temporada con 6 capítulos, se destaca en los papeles el segundo dirigido por Jodie Foster (Actriz de Acusados y directora de Mentes que brillan entre otras) y la promesa de oscuridad y desolación está a la orden del día.

Si bien cada capítulo apunta a cosas bien disímiles, se puede notar el tono oscuro y desolador en cada uno, siendo bien aggiornado a cada historia que está siendo contada, nada en esta serie parece lo que es, y aquello que sí es puede cambiar de un momento a otro.

Sin recurrir a los spoilers se puede asegurar que los capítulos son bien diferentes entre sí, y que por primera vez se rompe el molde del tecno terror y salen a buscar nuevos horizontes, como hemos visto en temporadas anteriores, no se escapa ni el romance ni la acción en esta historia.

Son 6 entregas trepidantes que no dan respiro, pero debemos decir que ha perdido la frescura, y muchas veces repite recursos que han funcionado en temporadas anteriores.

Crocodile, el qué más se aleja de lo trazado.

No esperen que abunde la sorpresa, todo mundo que se extiende y crece deja de ser sorpresivo y refrescante, pero estén atentos a los guiños y homenajes que encierra cada envío.

Black Mirror seguirá adelante, con sus recursos ya optimizados y sus particularidades, esas que la han hecho famosa, tales como usar el mismo escritor para todos sus capítulos, algo que puede sonar a repetitivo, pero nadie conoce el mundo Black Mirror como el bueno de Charlie Brooker, que en esta temporada decide empezar a sembrar restos de historia en capítulos nuevos.

Lejos del refrito este recurso nos va ubicando en tiempo y forma a través de las historias, algo que resulta intrigante y revelador, lo cuál no es poco para una serie que apuesta a que cada historia nazca y muera en sí misma, estando limitada por el tiempo que cada capítulo encierra.

Black Mirror temporada 4 dista mucho de ser la mejor de las ya vistas, pero apuesta nuevamente a los recursos tan característicos de las temporadas anteriores y también a ampliar su mundo, que ya dejó de ser acotado para empezar a vivir a través de sus historias.

Sin dudas es el emblema de la nueva ciencia ficción, y también del mundo que habitamos hoy por hoy, un mundo cada vez más impersonal y frío que no solo nos aleja del amor y la fraternidad de lo presencial, sino que también nos acerca a un terror mucho más real que virtual.

 

 

 

 

Related posts

Comment